Kiosco

Caso Abierto - La Opinión de Murcia

Zoe, crónica de una estafa anunciada

La detención en Elda de los hermanos Paterna como cómplices en España del prófugo argentino Leonardo Cositorto acaba con uno de los bastiones de su esquema piramidal, desmontado gracias a la investigación y el trabajo en equipo de un grupo de tuiteros

Daniel Paterna, en uno de sus vídeos de promoción de Zoe, con un reloj de arena.

Todavía hay vida en las redes sociales más allá de las vomiteras de odio, los mensajes insustanciales, los selfis y los memes de usar y tirar. Pocos, pero aún hay quienes ennoblecen estas herramientas poniéndolas al servicio de una buena causa. Este ha sido el caso de unos usuarios de Twitter que sin conocerse entre sí, cada uno desde su área geográfica, pero con un mismo propósito y mucho empeño, han logrado desmontar la que, por volumen de afectados, se considera una de las mayores estafas piramidales llevadas a cabo en Sudamérica y que también ha afectado a España, con Elda como epicentro.

Hablamos de Generación Zoe, que aunque sigue siendo un caso abierto en tanto que a sus dos principales responsables todavía no se les ha logrado echar el guante, ya ha visto caer a una veintena de miembros de su organización, entre ellos sus testaferros españoles, los hermanos eldenses Daniel y Camilo Paterna, detenidos este pasado viernes.

Se calculan decenas de miles de víctimas que han perdido su dinero, algunas de ellas los ahorros de toda una vida. Y habrían sido muchas más de no ser por un espontáneo movimiento que se fue cociendo en las redes sociales al calor de las denuncias y la concienzuda investigación de varios tuiteros de Argentina, el país donde su paisano Leonardo Cositorto, fundador y líder de Zoe, dio a luz al monstruo que ha alcanzado con sus tentáculos a tantos lugares y familias.

El primero en plantarle cara fue Pablo G. Salum, un activista que viene luchando desde hace años contra las organizaciones coercitivas. Él presentó a título particular ante los juzgados la primera denuncia contra Zoe, que considera una secta. No en vano, entre las innumerables ramificaciones de Zoe, figura hasta un grupo de culto religioso en torno al propio Leonardo Cositorto, quien enfundado en un traje de líder mesiánico fue prometiendo la libertad financiera a todo aquel que se sumase a su "comunidad".

Pese a su turbio pasado marcado por otras estafas de corte similar, detalladas en unos documentadísimos hilos por la tuitera Juliana Mercur, pero también a la vista de cualquiera que teclease su nombre en Google, el autodenominado coach ontológico supo embaucar con su verborrea y sus cantos de sirena a mucha gente necesitada. También a codiciosos amantes del dinero fácil. Lo hizo en plena eclosión del covid, cuando las defensas financieras de casi todo hijo de vecino estaban en horas bajas.

Su oferta, tan apetitosa para los muy crédulos como inverosímil para los cautos: invierte tu dinero, bloqueándolo durante 3 años, y recibe a cambio un rendimiento del 7,5% mensual. Y si traes referidos, o sea, si captas a más gente para la red, comisionas un porcentaje aún mayor.

LA CIFRA: 7,5% 

El rendimiento mensual que garantizaban

Los beneficios ofrecidos eran todavía mayores si el cliente atraía a nuevos miembros que invirtieran.


Un esquema piramidal de manual que enseguida despertó las alertas de otro justiciero digital: el informático Javier Smaldone. Este administrador de sistemas emprendió en Twitter su cruzada personal contra el fraudulento imperio de Cositorto el pasado año y desde entonces ha colaborado con la Justicia, con la Prensa y con todo el ejército de usuarios que se iban sumando a la causa, dispuestos a demostrarles a los incondicionales de Cositorto, una por una, la larga colección de mentiras y fraudes de su líder.

Sin embargo, todo ese caudal humano encontró al héroe con el que personificar su lucha en un tuitero anónimo: Osvaldo 'Beto' Mendeleiev, escondido tras un alias debido a que, según él mismo reconoce, "siento realmente peligroso que un séquito de fanáticos conozcan mi verdadera identidad. Cositorto es un Jim Jones criado a base de lentejas e inflación. Puede hacer cualquier locura ese tipo de gente".

Su primer hilo en Twitter hace meses destripando la Zoe Cash, ese burdo intento de Cositorto de sacar tajada del mercado de las criptomonedas (sobre el que este diario ya alertó el pasado mes de noviembre), así como su debate vía Space con el ya ex abogado del hoy prófugo, supusieron el nacimiento de la 'Beto Army'.

Frente a todo ello, Cositorto destinó parte del dinero entrante en sus cuentas a dar visibilidad a su empresa en los medios de comunicación, negociando publirreportajes y entrevistas en aquellos países que pisaba. Además, consciente de que los rostros conocidos tienen un gran poder de prescripción, compró los favores de varios personajes famosos, incluidos actores y políticos, mediante viajes y prebendas, a cambio de que le dieran un marchamo de legitimidad a su marca.

Con la ventaja de una prensa argentina cómplice o adormecida, salvo honrosas excepciones, y una Justicia burocratizada y lenta de reflejos, el Goliat Cositorto encontró en Twitter al David que no esperaba.

Los usuarios de esta red le dieron todo el sentido al apellido «social»: empezaron a reunirse en foros virtuales para coordinar posibles acciones y comenzaron a hacer ruido juntos. La onda expansiva salió de Argentina y llegó a otros países, donde el fenómeno se multiplicaba, evitando así que más gente cayera en la trampa de Zoe. Hasta que el mensaje, por fin, caló en los medios y activó el engranaje de la Justicia, que pidió a la Interpol la captura internacional de Cositorto por estafa y asociación ilícita mientras estaba de gira por el extranjero.

No ha vuelto a Argentina y esta semana, ante la lluvia de denuncias, anunció el cierre de Zoe, firmando así la crónica de una estafa anunciada. Es el principio del fin de un Cositorto que no ha dudado en amenazar y acosar a los tres tuiteros que han encabezado este movimiento popular "antiponzi" y que ahora tienen más frentes abiertos ante la proliferación de otros fraudes parecidos.

LA CLAVE: Sunrise.coach, su Zoe 2.0

Cositorto cierra Zoe pero lanza otro proyecto igual

El líder de la trama presenta otra plataforma 100% virtual, promete devolver el dinero de Zoe a plazos y horas después arguye un boicot de los tuiteros para demorar los pagos.


Sociedades en Londres, equipos de fútbol y hasta un casino online

Tras estallar el escándalo de Zoe, muchos de sus líderes, como los hermanos Paterna, borraron los rastros digitales y algunos incluso físicos que les vinculaban con la firma, como una oficina en Alicante cerrada a los pocos días de su inauguración. Todo ese conato de eliminación de sus relaciones con Zoe fue en vano, pues los tuiteros y las propias víctimas ya habían descargado lo que en un futuro pudiera ser prueba de cargo.

Por otro lado, los alicantinos dejan huellas indelebles, como el patrocinio de un equipo de fútbol en Andorra y la compra de otro, el Atlético Saguntino, que Daniel Paterna gestionaba hasta ahora junto con el coach argentino Edu Ruiz y su hija Macarena Ruiz Achard.

Los tres, además, crearon hace poco en Londres sendas empresas unipersonales con un mismo domicilio legal. Cositorto, también con intereses en clubes de otros países, constituyó en la capital británica otra sociedad con la que opera un dudoso casino online.

Minas de oro, rentabilidad del 70%, seguridad cuántica y otros cuentos

El autor del ponzi y sus líderes dejan una ristra de disparates en sus intentos por aparentar vanguardia

Cualquiera que haya seguido de cerca el caso Zoe se pregunta cómo es posible que tanta gente fuera engañada por un grupo de personas tan extravagantes y con unas tramas tan burdas.

Empezando por Leonardo Cositorto, que defiende abanderar una "revolución educativa" al tiempo que es incapaz de escribir de manera inteligible y se equivoca hasta en su nombre. Además, es harto complicado leer un cartel, anuncio o presentación de Zoe sin flagrantes erratas o faltas de ortografía.

El que fuera vendedor de sartenes y de libros en la España de los 90 es hoy un negacionista del covid y un conspiracionista que da charlas en las que sostiene que la OMS y las farmacéuticas nos ocultan que el cáncer y el VIH se pueden curar mediante inyecciones de ozono.

Con todo, uno de sus episodios más surrealistas es el de su criptodivisa Zoe Cash. Dijo que valdría 55 dólares porque iba a respaldarla con oro, y que sería canjeable a razón de un gramo, una moneda. Para ello anunció que había comprado dos minas de oro de 36 hectáreas, algo falso e inverosímil pero que ha intentado probar con distintas fotos y vídeos de operarios con banderas de Zoe en una montaña y con máquinas extractoras que parecen hormigoneras. Hoy Zoe Cash vale 0.003483 euros y su caída es imparable.

LA CIFRA: 20 ARRESTADOS DE LA BANDA

Hasta ahora se ha capturado a una veintena de dirigentes y miembros entre Argentina y España, y sus sedes han sido intervenidas.


Su número 2, Maximiliano Javier Batista, que se sospecha que se esconde en Barcelona, pasó de profesor de zumba y danzas brasileñas a ser «Master Coach Internacional». Aquí lo vemos tratando de explicar... ¿Regreso al futuro?

Más peculiar era el perfil de la directora de Zoe Broker, Rosa María Gonzáles, quien prometía a los inversores cuidar sus fondos con "seguridad cuántica que no existe y tenemos nosotros» además de "una rentabilidad aproximada del 70% mensual" gracias a «modelos matemáticos y estadísticos". Ella pasó de hacer en casa "buñuelos y tortas fritas a generar 300.000 dólares diarios".

Otro personaje imperdible es Nicolás Gotuzzo, conocido como Doctor Traidin (sic) y que, entre otras perlas, aseguraba ser capaz de «predecir el futuro» de los mercados financieros y que la Zoe Cash iba a ser como el Bitcoin.

Por la parte española, los hermanos Paterna también se han caricaturizado a sí mismos. Desde el vídeo en que salían cantándole feliz cumpleaños a "su hermano Leíto" hasta el de Camilo "contando beneficios" en la oficina, los alicantinos no dudaron en presumir en las redes sociales del alto tren de vida que habían obtenido gracias a Zoe.

Daniel Paterna: "Esto no se va a quedar como ha dicho Leonardo"

En un mensaje de voz enviado a un contacto antes de su detención, Daniel Paterna se mostraba tranquilo y confiado, asegurando que el grupo se iba a potenciar y a crecer más. «No van a tirar la toalla porque saben lo que estoy armando», sostenía el empresario eldense.

Ante el nerviosismo mostrado por los clientes por la falta de información en torno al futuro de Zoe, Paterna llamaba a la calma y anunciaba que se estaba preparando una web para canalizar todos los comunicados. "Esto no se va a quedar como ha planteado Leonardo ni se va a quedar en nada. Todo lo contrario", subrayaba el eldense que horas después se encontraría en el calabozo y quien, en su día, juró públicamente lealtad eterna a Cositorto.

Compartir el artículo

stats