Seis golpes secos habrían bastado para reventar la puerta lateral de una tienda de alimentación del casco antiguo de Lorca. Los ladrones pudieron utilizar un objeto contundente con el que lograron romper el doble cristal que muestra los seis impactos precisos que recibió. El suceso ocurrió minutos después de las dos de la madrugada en una tienda situada entre las calles Alfonso X el Sabio y Echegaray, en el recinto histórico, a pocos metros de donde hace unos meses apareció muerta una mujer.

Los vecinos de la zona en declaraciones a LA OPINIÓN apuntaban la hora precisa del robo. “Recuerdo la hora porque me levanté y miré el reloj. Eran las dos y cuarto de la mañana. Me desperté con el ruido de unos golpes muy fuertes. Me asomé por el balcón y permanecí durante algún tiempo atento, pero todo estaba en silencio y no había nada extraño”, asegura Manuel García.

Otra vecina, Carmen Romera, señalaba que “no me percaté de nada hasta que mi hija de pocos años apareció en la habitación me dijo que se había despertado porque alguien estaba dando golpes. Sin embargo, cuando eché un vistazo por la ventana no vi nada extraño”.

Dos vehículos policiales a las puertas del establecimiento, esta mañana. Pilar Wals

Tras hacerse nuevamente el silencio se oyeron pequeños ruidos que achacaron a la recogida de basura de los contenedores cercanos. “Pasó un camión y se llevó varios palés que había junto a los contenedores. Al lanzarlos al vehículo hizo un ruido similar, por lo que optamos por seguir durmiendo creyendo que podía haber sido eso lo que nos despertó”, explicaba otro vecino.

Los ladrones se adentraron en el establecimiento de comida africana por la puerta lateral, la de la calle Echegaray. “Rompieron el doble cristal de la puerta y tras retirar uno de los pedazos consiguieron entrar en la tienda”, afirmaba su dueña, que argumentaba que aún estaba haciendo balance de lo que podían haberse llevado, aunque creía que únicamente la caja registradora que tenía en el interior en torno a 500 euros.

La Policía Judicial recogía huellas esta mañana con el fin de esclarecer los hechos. Lo hacían de la puerta, el cristal que había quedado en el suelo y de varias zonas del interior.