Agentes de la Policía Científica y la Judicial de la Policía Nacional investigan qué ha pasado en un piso de Cartagena, después de que su inquilino llamase al 091 para informar de que le habían pegado un tiro en el cristal, indican fuentes policiales. Fuentes cercanas al caso confirmaron a este periódico que no se trata de un disparo, sino que lo que probablemente se lanzó fue una especie de canica o bola de acero, quizás con una especie de tirachinas.

La investigación se encuentra abierta y, de momento, no se ha practicado detenciones. Una de las hipótesis es que se trata de un disparo fortuito, aunque uno de los jóvenes que vive en el domicilio explicó en sus redes sociales que lo sucedido podría estar vinculado al hecho de que hayan colgado en el balcón una bandera republicana. A juicio del chico, de confirmarse la relación con la exhibición de la tricolor, habrían "un poquito de delito de odio".

Los hechos ocurrieron ayer, lunes, en una vivienda de la calle Carlos III de la ciudad portuaria. Tras las indagaciones de la Policía, se sospecha, por la trayectoria, que el proyectil fue disparado desde uno de los inmuebles situado frente al balcón atacado. El joven inquilino comentó en sus redes que habían hallado una bala "trucada" en un patio.

Ya hay reacciones políticas a lo acontecido. El diputado de Podemos Javier Sánchez Serna subrayaba en sus redes sociales que "el terrorismo de extrema derecha ya es una realidad que deberíamos tomar muy en serio en esta Región". Cabe recordar que en primavera de este año la sede de la formación morada, también en Cartagena, sufrió un ataque por el cual, meses después, se procedía al arresto de un joven neonazi. "Ayer fue nuestra sede y hoy le ha tocado a un piso de estudiantes", dijo Sánchez Serna al respecto.