Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo un nuevo operativo antidroga en Alcantarilla, al que se han sumado operarios de la empresa suministradora de fluido eléctrico debido a que los seis domicilios registrados se encontraban enganchados de manera ilegal a dicho fluido. Tres personas, dos mujeres y un varón de edades comprendidas entre los 37 y 50 años de edad, todas españoles, han sido detenidas como presuntas responsables de los inmuebles que estaban siendo utilizados para dar cabida a varias plantaciones tipo indoor de marihuana.

Un consumo eléctrico dieciséis veces superior al habitual para un domicilio

Los operarios de la compañía eléctrica procedieron al corte de dicho suministro en los inmuebles registrados, teniendo constancia por las investigaciones policiales realizadas de una defraudación eléctrica dieciséis veces superior a lo habitual, con el consiguiente peligro de incendio para las viviendas colindantes.

Cuatro de los registro se realizaron en la misma avenida, y los otros dos en edificio donde se ubica un conocido clan familiar.

La droga ocupaba varias viviendas de Alcantarilla P. N.

La primera de las viviendas a la que acudieron los agentes se encontraba con las ventanas y puerta tapiada, oculta tras una persiana, por lo que se accedía a este inmueble por la vivienda contigua, la cual contaba con doble puerta de acceso, comunicándose interiormente ambas viviendas. Todas las estancias de las viviendas registradas estaban destinadas al cultivo indoor de marihuana, encontrándose en ellas este tipo de droga en distintas fases de crecimiento y secado de las plantas.

En el local de un antiguo y conocido bar de ese barrio, tras una puerta blindada, todo el bajo comercial había sido destinado al cultivo de una plantación indoor de marihuana, utilizando la salida de gases de la cocina como evacuación de olor de dicha droga.

Intervenido un revólver de fogueo en uno de los registros

Se registraron dos viviendas en el edificio del clan familiar, en el que utilizaban una vivienda como morada y dos viviendas destinadas a plantación, una de ellas se encontraba establecida como secadero y el otro como cultivo, encontrándose en una de ellas un revólver de fogueo. Un operativo llevado a cabo por agentes de la Comisaría de la Policía Nacional en Alcantarilla, apoyados por la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de la Región de Murcia, y operarios de la empresa suministradora de fluido eléctrico.

En la intervención antidroga se han localizado plantaciones en todos los domicilios registrados, e incluso varios kilos de cogollos de marihuana ya recogidos que han sido también intervenidos, así como un total de 470 plantas de marihuana, un revólver de fogueo, 26 aires acondicionados, casi 200 luminarias, 226 transformadores, 33 ventiladores y varios filtros extractores aire.

Finalmente la operación ha culminado con el total desmantelamiento de los cultivos de droga y la desinstalación del entramado eléctrico con el que contaban los inmuebles y con la detención de tres personas que han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia, como presuntas autoras de delitos contra la salud pública y de defraudación de fluido eléctrico