Un incendio de gran intensidad arrasó 19 parcelas de casetas, bungalós y caravanas, que han quedado totalmente calcinados, además de otras cinco que se han visto afectadas ayer por la mañana en el Camping Villa Caravaning de La Manga, junto a Playa Honda, según informaron los servicios de emergencia y Policía Local de Cartagena.

No hay heridos, pero numerosas personas tuvieron que ser desalojadas. Aunque en su mayoría, las viviendas eran segundas residencias los afectados «están desesperados, como los vecinos del volcán de La Palma», afirmó Juan García, presidente de la Asociación de Vecinos del Caravaning, que les brindó apoyo junto al resto de vecinos. El Ayuntamiento de Cartagena comunicó que tras ofrecer solución habitacional a los que han perdido su caravana, no fue necesario realojar a ningún residente, ya que contaban con familiares en el entorno.

Todo empezó cuando el 112 recibía a las ocho y media de la mañana de este domingo el aviso de un incendio declarado en una caravana de Camping que se extendió a otras parcelas. Cuando el incendio se pudo controlar cuatro horas después, los bomberos permanecieron refrescando la zona para evitar que el viento reavivara las llamas.

El fuego creó una gran humareda que se veía a kilómetros y alertó a los vecinos. Además, desde la autovía de La Manga (carretera RM-12) se podían ver las llamas, ya que no se cortó al tráfico en ningún momento.

Al lugar se desplazaron tanto por tierra como por el Mar Menor un total de 22 efectivos de cuerpos de Bomberos Cartagena y del Consorcio, Policía Local, Protección Civil, Guardia Civil y una ambulancia de prevención al tratarse de un fuego que se propagaba con gran intensidad. Asimismo, se personó en la zona el concejal de Seguridad Ciudadana, Juan Pedro Torralba, para comprobar las labores de extinción.

En las inmediaciones del camping, vecinos cuyas casas no se han visto afectadas se asomaban con curiosidad y grababan vídeos. A su vez, dueños de alguna parcela que no se encontraban en el camping pidieron a algún conocido que fuera a verificar si su casa había sido una de las viviendas que han quedado completamente destruidas.

Te puede interesar:

Igualmente, se desplazaron hasta Villas Caravaning técnicos de Servicios Sociales para prestar apoyo a las familias afectadas, a quienes se ofreció respaldo psicológico, que finalmente no ha sido necesario. También ofrecieron solución habitacional a un matrimonio mayor, ya que han sido la única familia con residencia habitual en Villas Caravaning, pero que finalmente no se realojó, ya que contaban con familiares en el entorno.

Agentes de la científica de Guardia Civil investigan el origen de este incidente y se desconocen las causas. Paco Sánchez, uno de los afectados, y otros vecinos creen que se originó por un cortocircuito en la torre eléctrica del camping, que se encuentra detrás de la parcela de Sánchez, por ello su caseta fue una de las primeras en arder, informó.