Preguntados en sede judicial los cuatro sospechosos de haber participado en la paliza mortal a Samuel por si conocían de antes a la víctima y por si le habían atacado por ser homosexual o por razones de odio al colectivo LGBTI, los detenidos aseguraron que no, que no conocían a Samuel ni sabían cuál era su condición sexual. Y es que, según declararon las testigos que estaban esa noche con el joven, Lina presencialmente y Vanessa, a través de la vídeollamada, el primer agresor increpó a Samuel diciéndole: “Para de grabarme o te mato, maricón”, a lo que el joven respondió: “Maricón, ¿de qué?”.

Según el relato de las testigos, el agresor pegó a Samuel hasta que un hombre se metió en el medio y consiguió evitar que le diese más golpes. Lina aseguró que, mientras ella pedía auxilio porque unas siete personas se habían abalanzado sobre Samuel para seguir pegándole, escuchó que repetían frases como: “Maricón de mierda” o “te vamos a matar, maricón”. Es por ello por lo que ellas consideran que es un crimen homófobo.

Desde primera hora de la mañana, se congregaron en las dependencias judiciales personas que esperaban a que saliesen los detenidos, unos para apoyarlos, porque los conocen, y otros para gritarles “asesinos” a su salida del juzgado.

La juez manda a prisión a tres de los cuatro detenidos por el asesinato de Samuel Agencia ATLAS | Foto: EP