El hombre que fue detenido el cuatro de agosto pasado como presunto autor del asesinato de su padre en Murcia, al que apuñaló cuando este salía de su vivienda, sufre un trastorno mental con sintomatología psicótica desde su infancia, por lo que no es responsable de sus actos, según se recoge en el informe emitido por los médicos forenses.

El dictamen señala que el procesado, H.V., sobrino del exconsejero de Salud de la Región, presenta una ideación delirante de perjuicio que altera su juicio de la realidad y su capacidad para valorar de forma adecuada las consecuencias de sus actos.

El documento revela que durante la entrevista mantenida con los forenses el acusado se comportó con una frialdad afectiva y no mostró sentimiento de culpa por los hechos que se le atribuyen, además de no tener conciencia de sufrir enfermedad alguna.

En su sintomatología, añade el informe, destaca la presencia de un cuadro delirante, con ideas de perjuicio, principalmente centradas en su familia y, en especial, en su padre, al que consideraba responsable de su situación.

Por otra parte, en el juzgado de instrucción de Murcia que investiga los hechos se ha celebrado una comparecencia, con presencia de todas las partes, en la que las mismas han fijado sus posiciones.

Así, la fiscalía y la acusación particular, esta, ejercida en nombre de la madre y la hermana del procesado, consideran que los hechos son constitutivos de un delito de asesinato, mientras que la defensa sostiene que se trataría de un homicidio, aunque con exención de responsabilidad penal o responsabilidad atenuada por su trastorno mental.

En los últimos días, se ha producido un acercamiento entre las partes del proceso, lo que de concretarse permitiría aligerar el juicio, que tendría que celebrarse ante un jurado popular.