Una deuda de droga de apenas treinta euros estaría detrás del suceso acontecido el pasado jueves por la noche en el casco urbano de Mula, cuando un vecino de 40 años de edad resultó herido tras sufrir un disparo en la cara.

Tal y como explicaría luego la propia víctima a los investigadores, él se encontraba en su casa de la calle La Reja, en compañía de su esposa, cuando unas personas que se movían en una furgoneta pararon en la puerta, sacaron un arma y dispararon. Los perdigones atravesaron la puerta de la vivienda y la mayoría acabaron incrustados en la pared, aunque uno de ellos alcanzó al hombre.

Al lugar se movilizaron rápidamente sanitarios, en una ambulancia que al llegar encontraron a la víctima consciente. Asimismo, se desplazaron agentes de la Guardia Civil, Cuerpo competente para hacerse cargo de la investigación. Tras recibir la asistencia sanitaria que recibía, pues el perdigón le había impactado en el rostro, el vecino (que afortunadamente no presentaba heridas de gravedad, indican fuentes sanitarias) se entrevistó con los agentes y manifestó que llevaba semanas sufriendo amenazas por parte de un sujeto al que su hijo debía dinero: treinta euros.

El individuo en cuestión, prosiguió la víctima en su declaración, se dedicaba a trapichear con estupefacientes. En este sentido, admitió el hombre que su hijo había comprado marihuana a esta persona, y que, al no pagársela, habían comenzado las represalias, no solo al joven, sino a su entorno familiar, concretan fuentes cercanas a la investigación.

Tanto el vecino herido como su esposa, presente en el momento del ataque, tienen claro que este camello estaría detrás de los disparos, dado que, aseguran, llegaron a verle la cara durante unos momentos, antes de que huyese en la furgoneta.

Al cierre de esta edición, la Policía Judicial de la Benemérita continuaba con las pesquisas para tratar de dar con el paradero de los sujetos, para detenerlos y llevarlos al Juzgado de Guardia.