22 de diciembre de 2020
22.12.2020
La Opinión de Murcia
Costas gallegas

El buque nuclear ruso se aleja ya de Galicia tras navegar dos meses con una avería

En su trayectoria por la costa de A Coruña se enfrenta a una alerta amarilla por vientos de fuerza 7

22.12.2020 | 17:31
El carguero nuclear ruso 'Sevmorput', rumbo a San Petersburgo.

Hace justo una semana las alertas se activaron en la Dirección General de Marina Mercante al conocer la errática trayectoria del buque nuclear ruso Sevmorput, según avanzó este periódico. El portacontenedores, entonces frente a la costa del Sáhara occidental, se dirigía de vuelta a su puerto de origen, San Petersburgo, tras sufrir una avería en una pala de sus hélices a mediados de octubre en Angola lo que le ha obligado a realizar una navegación en zigzag. A una velocidad media de entre 10 y 11 nudos, el carguero, el único del mundo que usa energía nuclear para su propulsión, cruzó en los últimos siete días la costa africana, pasó frente al archipiélago canario —donde el miércoles por la noche tuvo que ser evacuado su capitán debido a un cuadro de meningitis, dejando al primer oficial al mando del carguero— y la previsión era que esta madrugada continuase su singladura a 50 millas de la costa sur gallega para doblegar en cuestión de horas el corredor marítimo de Fisterra.

Dos meses después de sufrir este fallo mecánico, que causa vibraciones en el eje de cola impidiendo un correcto funcionamiento de la hélice, el Sevmorput pasará frente a la costa de Fisterra, donde hace ya 18 años el Prestige se partió en dos tras provocar la mayor marea negra de la historia. El Sevmorput, una mole de más de 260,3 metros de eslora —tan solo 9 menos que el Titanic— y con capacidad para más de 1.300 contenedores, pasará frente a la costa coruñesa en medio de una alerta amarilla por vientos del sur de fuerza 7, según las previsiones de MeteoGalicia para la jornada de hoy en A Costa da Morte y el noroeste de A Coruña. A última hora de ayer, el portacontenedores ruso, con 97 tripulantes a bordo, ya había superado la costa lusa de Oporto .

Ante los problemas técnicos detectados en aguas de Angola el pasado 16 de octubre cuando el buque se dirigía con material de construcción a la Antártida —a donde estaba prevista su llegada a principios de noviembre—, mecánicos especializados viajaron desde San Petersburgo a Luanda para reparar la avería pero finalmente el fallo no pudo ser subsanado. Tal es la amenaza que supone un buque de estas características que ningún puerto ha permitido su acceso para una reparación, por lo que la compañía propietaria, Atomflot, decidió su regreso a San Petersburgo para poder reparar la avería en los astilleros de Kanonersky, a donde está previsto que llegue el próximo día 31, según detalló el diario ruso Kommersant.

El temor a a que este carguero, construido en los astilleros rusos de Crimea al final de la Guerra Fría y que iba a ser destinado al desguace hace cinco años, sufra una avería que le impida continuar navegando, movilizó hace una semana la Dirección General de Marina Mercante, que contactó con el Consejo de Seguridad Nuclear para "recabar su asesoramiento y colaboración en caso de que fuese necesario" ante la ruta del carguero.

A escasas horas de que el buque se acercase a Galicia, el departamento dependiente del Ministerio de Transportes informaba de que está "controlando de forma permanente" su navegación y que reforzaría el control, a través Centro de Coordinación Nacional de Salvamento Marítimo y en colaboración con el Consejo de Seguridad Nuclear, desde la madrugada pasada cuando, según las previsiones, navegaría a unas 50 millas de las costas gallegas rumbo a su destino, en San Petersburgo. En una reunión de coordinación, el Consejo de Seguridad Nuclear informó a Marina Mercante de que el Sevmorput no ha notificado al Organismo Internacional de Energía Atómica ningún tipo de incidente nuclear durante toda la travesía, notificación que sería de obligado cumplimiento si se hubiese detectado cualquier tipo de anomalía en el buque que pudiera suponer riesgo de liberación de material radiactivo. Además, los sistemas de vigilancia radiológica ambiental nacionales no detectaron ningún valor de medida anómalo en los días que navegó por la zona marítima de Canarias. La supervisión del buque por parte de Salvamento Marítimo es permanente y, hasta el cierre de esta edición, continuaba su trayecto sin que haya reportado nuevas incidencias técnico-náuticas.

Marina Mercante apeló ayer a la tranquilidad y advierte de que si se produjera cualquier incidencia, los medios de Salvamento Marítimo están preparados para dar una respuesta inmediata.

Por su parte, la Xunta mantiene un "contacto permanente" con el Gobierno central, ya es este el encargo de "supervisar" la navegación del barco al tratarse de un asunto de tráfico marítimo que regulan el Ejecutivo del Estado y la Organización Marítima Internacional (OMI), según destacaron ayer desde la Consellería do Mar.
La organización ecologista Arco Iris advirtió ayer de que el Sevmorput pasará frente a Galicia con una propulsión limitada a la mitad de la que usa habitualmente, por lo que su travesía —alerta— "resultará particularmente peligrosa en medio de un mar encrespado" . Es por ello que el colectivo insta a Salvamento Marítimo a mantener en estado de alerta al Don Inda ya que, en caso de emergencia de rescate, el gran tamaño del Sevmorput lo haría "ingobernable." También reclaman a Marina Mercante que "dé cuenta de si va a programar o no un plan de alerta, dentro de las previsiones del Plan Marítimo Nacional".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook