23 de noviembre de 2020
23.11.2020
La Opinión de Murcia
Tribunales

Un presunto narco saltó de un vehículo en marcha en Valencia al creer que iban a matarlo

La Fiscalía solicita seis años de cárcel para dos hermanos por secuestrar a un hombre y retenerlo

23.11.2020 | 10:36
Los cuatro acusados del secuestro de un hombre por una deuda, que huyó tras saltar del coche.

Dos hermanos, su padre y la novia de uno de ellos han sido juzgados esta semana en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Valencia por el secuestro de un presunto traficante al que propinaron presuntamente una paliza y retuvieron un día entero atado a una silla en una nave de Algemesí por una deuda de 30.000 euros. La víctima, que en ningún momento ha reconocido a sus secuestradores, aseguró en el juicio que tuvo que saltar del vehículo en marcha, cuando lo trasladaban a Turís, por miedo a que los unos supuestos encapuchados lo mataran.

El Ministerio Fiscal solicita seis años de prisión para cada uno de los hermanos por los delitos de detención ilegal y lesiones, y tres años y medio para la mujer por su presunta participación en el secuestro. Mientras que para el padre, de 63 años, el fiscal retiró la acusación tras la celebración del juicio.

Los acusados, defendidos por el letrado Juan Carlos Navarro, negaron cualquier tipo de secuestro. Así, el principal interesado en recuperar su dinero, reconoció que la víctima le debía 30.000 euros que le había prestado y que esa noche coincidieron en un bingo de Valencia. Así argumentó que le pidió explicaciones, pero que en ningún momento lo metió por la fuerza en el coche.

Posteriormente, el procesado asegura que fueron a un pub y estuvieron tomando copas, llegando a las manos al recriminarle nuevamente su deuda. Así, atribuye las lesiones que presentaba el agredido a esa «pequeña pelea» en el pub.

Según la versión de este, apoyada por el resto de acusados, esa noche se quedó a "dormir la mona" en su casa después de haber estado bebiendo y consumiendo drogas juntos. "Mi mujer nos subió unos kebabs y unas pizzas", alegó. Al día siguiente se marcharon en coche a Turís, donde supuestamente le iba a pagar parte de la deuda. A mitad camino su deudor "se bajó del coche y se fue, nos quedamos flipando", manifestó.

Por su parte, la víctima sigue insistiendo en que no vio los rostros de sus secuestradores porque iban encapuchados y a él le pusieron una bolsa de plástico en la cabeza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook