15 de noviembre de 2019
15.11.2019
Maltrato animal

Un año de prisión por maltratar a 27 perros en un criadero ilegal en Valencia

El condenado podrá eludir la cárcel con 30 días de trabajos comunitarios cuidando animales

15.11.2019 | 11:18
Dos de los cachorros intervenidos en el criadero ilegal y el habitáculo en el que tenían a varios de los animales. levante-emv

En una planta baja sin apenas ventilación, llena de excrementos, «carente de las condiciones mínimas de higiene y habitabilidad» y sin ningún tipo de licencia municipal. Así tenía el acusado a 27 perros -19 cachorros y ocho hembras adultas- en un criadero ilegal del valenciano barrio de Ciutat Fallera. El procesado ha aceptado una pena de un año de prisión por un delito continuado de maltrato animal, aunque en la sentencia, a instancias de la Fiscalía de Medio Ambiente de Valencia, se incluye una condición novedosa para suspenderle la pena - al ser inferior a dos años de cárcel- que realice 30 días de trabajos en beneficio de la comunidad en tareas relativas al cuidado de los animales.

El artículo 84.1.3º del Código Penal recoge esta posibilidad, «como forma de reparación simbólica a la vista de las circunstancias del hecho y del autor», en este caso un maltratador de animales. Eso sí, la suspensión se le revocaría si comete algún delito en el plazo de dos años o no abona la responsabilidad civil.

Asimismo, la condena acarrea tres años de inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de los mismos. De igual modo deberá indemnizar a la protectora Modepran, que se hizo cargo de los gastos de curación de los animales tras su decomiso, con 1.126 euros.

La lamentable situación en la que se encontraban estos perros fue descubierta por la Policía Local de Valencia en abril de 2018, tras recibir una alerta de los propios vecinos, quienes sospechaban que en el citado bajo podría encontrarse un criadero ilegal al escuchar frecuentes ladridos.

El citado local, ubicado en la calle Emili Camps i Gallego, no contaba con ningún tipo de permiso municipal para albergar animales de compañía. De hecho, según los hechos que han quedado acreditados, el interior del bajo «se encontraba permanentemente a oscuras, con escasa ventilación, repleto de excrementos, interiores sin alicatar, con cableado eléctrico desprotegido junto a los animales y suciedad generalizada».

Agentes de la Policía Local de Valencia localizaron un total de 27 perros, sin documentación alguna y carentes de chip. Los animales se encontraban «en pésimas condiciones físicas, mal alimentados, con secreciones óticas, mucosas anémicas, sarro, alopecias multifocales y costras motivadas por el permanente contacto con sus propios excrementos.

Una de las perras adultas presentaba dermatitis eritematosa generalizada y uno de los cachorros intervenidos falleció sin que se pudiera hacer nada por salvarle.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook