07 de octubre de 2019
07.10.2019
Avilés

Un chaval se lía a pegar puñetazos a un hombre que no quiso darle tabaco

Los agentes de Policía que acudieron a la llamada de unos testigos identificaron y retuvieron a un sospechoso, pero finalmente no lo detuvieron

07.10.2019 | 12:16
Un chaval se lía a pegar puñetazos a un hombre que no quiso darle tabaco

La confluencia de las calles La Estación y Carreño Miranda, en Sabugo, Avilés, volvió a ser el pasado domingo de madrugada el escenario de un episodio de violencia gratuita, un caso más que añadir a los que periódicamente vienen denunciando vecinos y hosteleros de la zona. Según el relato de un testigo, un chaval que estaba de fiesta y aparentemente "pasado de bebida" le pidió un cigarrillo a un hombre que pasó por delante suyo; el aludido siguió su camino sin detenerse y entonces la persona que le había abordado se acercó por la espalda, le hizo volverse y, pillándolo desprevenido, le pegó un fortísimo puñetazo en la cara que derribó a la víctima en el suelo sangrando copiosamente.

La intervención de gente que pasaba por el lugar evitó que el agresor se ensañara con el hombre caído, pues esa parecía la intención, y provocó la huida del mismo. Llamados los servicios de emergencias, una ambulancia trasladó al herido al Hospital San Agustín. Al poco, dos patrullas de la Policía Nacional llegaron al lugar y los agentes trataron de localizar al autor de la agresión; en un momento dado tuvieron retenido e identificaron a un sospechoso cuya ropa parecía coincidir con la descripción dada por testigos, pero finalmente no practicaron detención alguna y abandonaron el lugar.

La repetición de hechos de este tipo genera malestar en el barrio de Sabugo, que pide más presencia policial para disuadir a los maleantes. El problema se agudiza los fines de semana, cuando algunos locales de copas del barrio marinero reciben oleadas de clientes que hacen la fiesta en la calle y a determinadas horas adoptan actitudes violentas y desafiantes con los transeúntes. "Cualquier día tendremos que lamentar una desgracia", avisan los vecinos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook