03 de junio de 2019
03.06.2019
La Opinión de Murcia

Confiesa que ha matado a puñaladas a una mujer y el juzgado no se lo cree

Tuvo que insistir a un policía, que dio crédito a su confesión - Ha aceptado ocho años de cárcel

03.06.2019 | 20:19
El acusado

El acusado de matar a puñaladas a una mujer en Ibiza en 2017 ha aceptado ocho años de cárcel tras confesar el asesinato. Una sentencia que llega después de que el propio hombre tuviera que insistir en su cofesión, dado que en un primer momento el juzgado de guardia al que acudió no se creyó su relato y, además, la forense que participó en el levantamiento del cadáver atribuyó la muerte a causas naturales.

Ha admitido este lunes en el juicio que acabó de una punzada en el corazón con la vida de la víctima y ha aceptado, de acuerdo con la Fiscalía, solicitar una condena de 8 años de prisión.

Aunque al inicio de la vista el letrado defensor había planeado que pedía la absolución del procesado porque su cliente clavó el punzón a la víctima tratando de defenderse de ella durante una pelea y mientras estaba embriagado por alcohol y cocaína, al final del juicio se ha sumado a la solicitud del fiscal.

Los hechos ocurrieron la madrugada del 31 de marzo de 2017 en un piso de Ibiza. El hombre ha reconocido que acudió al domicilio de la víctima para comprarle droga y que discutieron por la calidad de la misma. En esa discusión, él le asestó varios golpes en el pecho con un objeto punzante. Días después se entregó en un Juzgado de Madrid.

A pesar de la admisión del delito pero su letrado había pedido su absolución alegando que le clavó un punzón tratando de defenderse de ella durante una pelea y que estaba embriagado por alcohol y cocaína.

El procesado, para quien la Fiscalía solicitaba antes del inicio de la vista 12 años y medio de prisión, ha explicado ante el jurado que juzga el caso que no solo confesó el homicidio cuando no había sospechas sobre él, sino que además facilitó a la Policía las imágenes de las cámaras de seguridad que le situaban en el lugar de los hechos.

"Todos los días de mi vida", ha respondido el acusado cuando su abogado defensor le ha preguntado si se arrepentía de lo que había hecho.

Según la declaración del procesado, dada por cierto por el fiscal, tras relatar el 1 de abril el homicidio a su esposa e hijastro, viajó a Madrid para contárselo a otro hijo y allí, el 3 de abril, se personó ante un juzgado de guardia, donde anotaron su relato y le dijeron que le llamarían antes de 15 días.

Entonces, el homicida insistió ante un policía, que dio crédito a su confesión y comprobó que se había producido la muerte de una mujer en Ibiza en las circunstancias expuestas, aunque la forense que participó en el levantamiento del cadáver la atribuyó a causas naturales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook