Más de un centenar de especialistas siguen trabajando sin descanso en el dispositivo de rescate de Julen, el niño de 2 años que cayó el pasado domingo a un profundo y estrecho pozo en Totalán (Málaga).

El delegado del Colegio de Ingenieros de Minas del Sur en Málaga, Juan López-Escobar, ha asegurado este jueves que el rescate no es cuestión de horas, sino de días.

Los equipos de rescate continúan por cuarto día las tarea al pie del pozo, en la localidad de Totalán (Málaga), sin que se haya podido determinar el estado en el que se puede hallar Julen, de 2 años y once kilos de peso.

El pozo al que cayó el pequeño, de unos 107 metros de profundidad, está situado en una finca privada y se trata de un orificio de prospección para buscar agua de unos 25 centímetros de diámetro.

Una cámara accede al pozo por el que supuestamente cayó Julen

Así es el pozo. Vídeo: EP