Los técnicos que participan en el rescate de Julen, el niño de 2 años que cayó a un pozo en Totalán (Málaga), han descartado la succión del material sólido del interior de la prospección y acometen la construcción de una plataforma para habilitar dos túneles con el fin de acceder a donde se cree que está el menor.

El responsable del Colegio de Ingenieros de Caminos en Málaga, Angel García, así lo ha asegurado hoy a los periodistas y ha indicado que prevé que en las próximas horas se pueda empezar a ejecutar la galería horizontal.

También ha explicado que se va a proceder a "encamisar" el pozo original, que "está desnudo", y ha explicado que generalmente "en esos pozos se termina poniendo un tubo, pero (en este caso) no estaba encamisado".

Ha añadido que la colocación de este tubo pretende dar seguridad ante la realización de un pozo vertical paralelo y una galería horizontal con una inclinación de quince grados.

Sobre la prospección vertical ha precisado que previamente hay que realizar una plataforma de trabajo a 30 metros por debajo de la boca del pozo, lo que conlleva un importante movimiento de tierra y se ejecutará una perforación con un diámetro de 1.200 milímetros para que, cuando se llegue a la cota de 71 metros de profundidad, donde hay un tapón de tierra, se pueda acceder mediante la galería horizontal de unos 4 metros que se excavará manualmente.

Respecto al tiempo previsto para llegar a donde se cree que esta el niño, considera complicado precisarlo porque es un terreno "muy complejo tanto orográficamente como geológicamente: se pueden encontrar rocas más duras o menos que favorezcan ir más deprisa o más lento".

Ha precisado que hay que considerar que por esas galerías después pasarán los equipos de rescate y hay que trabajar con "total seguridad" pese a que el tiempo juega en contra.

Se agota el tiempo pero no la esperanza de encontrar bien a Julen

Se agota el tiempo pero no la esperanza de encontrar bien a Julen. Vídeo: ATLAS

Por su parte, el portavoz de la Guardia Civil, Bernardo Moltó, se ha referido al plazo de entre 24 y 48 horas dado ayer para acceder al lugar donde se cree que está Julen, ha precisado que va a depender de cómo se avance y ha subrayado que cuando surgen problemas técnicos se para temporalmente y en cuanto se solventa se continúa.

Ha pedido que la información pública proceda de medios oficiales porque se han facilitado datos que "hacen sufrir a la familia" y que el geolocalizador empleado lo que trata es de dirigir la trayectoria del túnel que se practicará.

Los profesionales del dispositivo de búsqueda viven estas labores "como algo personal", según ha expresado uno de los integrantes del operativo de rescate.

Miguel Ángel Nevado, técnico en evacuación de agua y conducciones que se ofreció a ayudar al dispositivo ver que no había avances, ha explicado a los periodistas que los bomberos y guardias civiles que participan en las tareas "son padres y lo viven como algo personal, sin descanso, con barba de tres días".

Así, reciben las llamadas de sus parejas para ver cuándo van a volver a casa, y les dicen por teléfono: "no me esperes esta noche que no voy".

Hallazgo de un pelo de Julen

Mientras, el hallazgo de un pelo de Julen, al que se le ha practicado una prueba de ADN y se ha cotejado con el de los familiares, ha sido el principal avance en una nueva jornada de búsqueda del niño de 2 años que cayó el pasado domingo a un pozo en Totalán (Málaga).

El director de la Guardia Civil, Félix Azón, ha explicado a los periodistas antes de participar en un desayuno en Madrid que se ha comunicado a la familia que "existen restos biológicos con una altísima posibilidad de que sean del niño".

Este hallazgo de restos biológicos de Julen afianza los trabajos de extracción, ya que hay "evidencia científica de que el menor está allí", ha afirmado la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez.

El padre de Julen, José Roselló, ha afirmado a los periodistas que, aunque están rotos por la situación, él y su mujer tienen la "esperanza" de que cuentan con "un ángel" que va a ayudar a que su hijo "salga vivo".

Roselló ha asegurado que tanto él como su esposa, Victoria -que perdieron a su otro hijo, Óliver, en 2017 cuando Julen era un bebé- se encuentran "muertos" debido a la espera de noticias después de tres días de búsqueda que parecen "meses", aunque les da fuerza saber que van a encontrarlo "con vida".

"Que esto no decaiga hasta que podamos sacar a mi hijo con vida de ahí, por favor", ha suplicado Roselló, quien ha agradecido a la prensa el seguimiento, así como el apoyo de empresas nacionales e internacionales en las tareas de rescate de Julen, que en las últimas horas han aportado maquinaria que, "por desgracia, no teníamos desde un primer momento".

Junto a Roselló ha comparecido Juan José Cortés, padre de Mari Luz, la niña onubense de 5 años asesinada en 2008, quien ha pedido a los padres de Julen que "no pierdan la esperanza" porque "son jóvenes y tienen fortaleza para soportar algo así".

Fuentes de la Consejería de Empleo han señalado a Efe que la Junta no tramitó ningún permiso para excavar el pozo en el que cayó el menor y que en ningún departamento del gobierno andaluz consta que se solicitasen los permisos necesarios.

Hacer prospecciones en busca de agua y excavar un pozo similar al de Totalán requiere el permiso de Minas, que exige antes un proyecto específico hecho por un ingeniero, tener director de obra y seguro y sellarlo al acabar, según personal especializado de la Dirección General de Minas consultado por Efe.

Por su parte, Antonio Sánchez, el empresario que abrió el pozo, ha asegurado a Efe que selló el orificio, "pero aquello lo han modificado después", y ha indicado que ésta es la información que ha facilitado a la Guardia Civil.

El pocero está convencido de que su proceder ha sido correcto y ha afirmado que no quiere ningún abogado "y que venga lo que sea".