El empleado de una empresa del polígono industrial de Villalbilla (Burgos) -I.A.D., de 28 años- ha sido detenido por la Guardia Civil tras ser identificado gracias al móvil que se le cayó al robar en la empresa para la que trabajaba, informó ayer la Subdelegación del Gobierno. La Guardia Civil recibió en la noche del pasado miércoles un aviso del polígono de Villalbilla (Burgos), en una de cuyas fábricas había saltado la alarma. El propietario de la empresa comprobó que le habían sustraído unos mil euros del cajón de la oficina, pero que no había ninguna puerta forzada. La patrulla de la Guardia Civil recorrió las instalaciones y encontró en la silla de la oficina un teléfono móvil que, presumiblemente, se le había caído al ladrón. En el móvil había una foto de un empleado, que fue reconocido por el empresario, por lo que fue detenido.