En un comunicado, el instituto armado ha informado de que los hechos tuvieron lugar sobre las 22:30 horas del pasado sábado, cuando el SIVE (Sistema Integral de Vigilancia Exterior) detectó una embarcación que navegaba sin luces hacia las costas españolas.

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil puso rumbo al lugar, y tras varios minutos, logró identificar a una embarcación neumática de unos ocho metros de eslora, provista de un motor fuera borda de 60 CV.

Cuando los agentes interceptaron la nave, que estaba siendo tripulada por cinco personas de origen magrebí, mayores de edad e indocumentados, observaron cómo los presuntos narcotraficantes, se hallaban literalmente sentados encima de 73 bultos de arpillera de diferentes tamaños, de los que habitualmente se usan para el transporte de la droga y que arrojaron un peso total de 2.300 kilogramos de hachís.