El fiscal señala en su escrito de acusación que la primera agresión sexual que atribuye a J.G. se produjo en diciembre de 1999, y la última, en junio de 2003.

El Ministerio Público solicita para el acusado dos años de prisión por cada uno de los tres delitos y una indemnización de 3.000 euros para la perjudicada.