Las denuncias de que salía un fuerte olor de un restaurante en el corazón del bullicioso barrio del Soho, en Londres, motivaron que los bomberos de la ciudad enviaran un equipo de expertos químicos. Los bomberos cerraron varias calles, sellaron algunos de los edificios colindantes y se colocaron máscaras especiales para respirar antes de comenzar la búsqueda de la fuente del fuerte olor, mientras que los espectadores no paraban de toser, según el diario británico 'Times of London'.

Después de hacer añicos la puerta del lugar desde donde parecía salir el olor, el restaurante Thai Cottage, los bomberos encontraron a los culpables, chiles extra picantes que se cocinaban en aceite. Los chiles estaban siendo preparados para un "nam prik pao", una salsa tailandesa picante, según la propietaria del restaurante, Sue Wasboonma.

"El humo no subió hasta al cielo debido a la lluvia y el aire pesado", comentó la dueña al Times. "Es lo más picante que preparamos", apuntó. El portavoz de la Policía declaró que nadie fue arrestado. "Hasta donde tengo conocimiento, no es un delito cocinar chile muy picante", agregó.