La Guardia Civil tuvo que cortar la autovía a su paso por San Pedro del Pinatar para lograr detener a un vecino de Dolores de Pacheco que encañonó a un policía nacional de paisano a la salida de un bar de Torrevieja y a varios agentes de la Guardia Civil que trataron de detenerle. Contra el arrestado existía un mandamiento judicial para su detención porque desertó de la Legión y, al parecer, habría cometido varios atracos en la zona del campo de Cartagena.

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del sábado al domingo cuando el detenido se encontraba en un bar de Torrevieja con su novia. Todo apunta a que tuvo un encontronazo con un policía, que iba de paisano, y el legionario le amenazó, indicando al camarero que o echaba del bar a ese hombre o lo mataba allí mismo. El detenido salió del local, cogió una pistola de su coche y regresó con ella al bar encañonando al agente. Poco después, el legionario cogía su coche, un Seat Ibiza, y se daba a la fuga.

En su fuga, varios guardias civiles le dieron el alto, pero el legionario les encañonó y prosiguió su fuga hacia la Región.

Ante su peligrosidad, se dio aviso a todas las unidades y se montó un importante despliegue cortando la autovía a la altura de San Pedro del Pinatar.

El hombre paró su coche, ante la imposibilidad continuar su huida, y empuñó su pistola. Las agentes tomaron todas las precauciones posibles e incluso se avisó a un negociador experto para lograr convencerle para que se entregase.

Finalmente, tras varios minutos de tensión en los que el legionario amenazó con matar a los agentes que formaban el despliegue, decidió entregarse y se procedió a su detención y a que lo examinase un médico.

El facultativo y los agentes de la Guardia Civil consideraron oportuno suministrarle un calmante y enviarle bajo custodia policial al hospital psiquiátrico Román Alberca de la pedanía murciana de El Palmar para someterle a un tratamiento antes de pasar a disposición judicial, ya que el detenido "está muy desequilibrado", según indicaron fuentes cercanas al caso.

El arrestado estaba siendo buscado por la Guardia Civil porque había desertado de la Legión y en las últimas semanas supuestamente había cometida media decena de atracos en la zona de Cartagena.