El Servicio de Vigilancia Aduanera y la Guardia Civil se han incautado de más de 4.000 kilogramos de hachís, distribuidos en 152 fardos, en un yate de bandera alemana que navegaba a más de cien millas de la costa de la provincia de Alicante y detuvieron a sus dos tripulantes, un británico y un alemán.

La operación se desarrolló sobre las 22.00 horas del pasado miércoles cuando el patrullero Arao, de la Agencia Tributaria y con base en Alicante, abordó en aguas internacionales a la embarcación 'Gill III' que desde hacía varios días era vigilada por Vigilancia Aduanera de Murcia y la Guardia Civil de Andalucía.

El yate sospechoso, de unos quince metros de eslora, navegaba por el Mediterráneo, con rumbo norte, cargado de bultos similares a los utilizados para el transporte de drogas.

Tras solicitar y obtener autorización de las autoridades alemanas para identificar y abordar al barco. Los agentes trataron de realizar la operación en dos ocasiones, consiguiéndola en la segunda ocasión a cien millas de la costa. La operación fue especialmente complicada por la mala mar que había.