Un delincuente habitual protagonizo ayer una persecución a toda velocidad por Murcia hasta que los agentes de la Policía Local decidieron dejarle huir para no poner en peligro la vida del resto de los conductores.

A la media noche, una patrulla de la Policía Local realizaba su servicio por la senda de Granada de la pedanía de Guadalupe y vieron un vehículo, un Volkswagen Golf, que circulaba con las luces apagadas. Los policías le dieron el alto y los sospechosos huyeron a toda velocidad hacia el casco urbano de Murcia. Ante el peligro que suponía para la circulación, los policías decidieron dar por finalizada la persecución, pero antes ya habían identificado al conductor que es un delincuente habitual que han detenido varias veces. Sobre las dos de la mañana, el 092 recibió una llamada informando de una alunizaje. El dueño de un taller de Alto Atalayas avisaba de que una furgoneta había alunizado esa noche contra su taller y se habían llevado un vehículo, el mismo que protagonizó la persecución.