La Policía Nacional ha desarticulado en Madrid un grupo criminal que "tocaba todos los palos", tráfico de drogas, estafas y falsificaciones, en una operación en la que ha detenido a cinco personas, entre ellas el presunto jefe de la mafia cubana en Miami (Estados Unidos), David M., de 38 años.

Los agentes han intervenido tres kilos de cocaína, una pistola con munición blindada, más de 30.000 euros, joyas y valiosos relojes, documentación falsa, entre otros efectos.

Los detenidos, tres hombres y dos mujeres, están acusados de delitos contra la salud pública, tenencia ilícita de armas, falsificación y estafas. Se trata de los cubanos Edgar M.S., de 28 años; Mario P.D., de 38; Yuliet A.G., de 27, y David M., de 38, y la colombiana Martha Yulieth E.O., de 28, todos los cuales se encuentran ya en prisión. Edgar M.S. posee siete antecedentes policiales con cinco identidades distintas.

Por otra parte, en las habitaciones que los detenidos ocupaban en un hotel madrileño se incautaron 32.000 euros, joyas y relojes de gran valor y quince teléfonos móviles. Además, gran cantidad de documentos falsos, pasaportes de Estados Unidos y Cuba, certificados de nacimiento y penales con las fotografías de los detenidos, permisos de conducir, tarjetas de crédito, un pequeñísimo lector copiador de bandas magnéticas (que incluso cabe en la palma de la mano) y otros documentos. También se intervinieron dos vehículos, uno un Jaguar y el otro un Peugeot.