Verano SinFín / Mi fábrica de sueños

El espíritu de la colmena

El espíritu de la colmena

El espíritu de la colmena

Pascual Vera

Hace justamente 48 años, en 1973, el primer largometraje de un joven director, ganaba la concha de plata del festival de San Sebastián entre pitos y abucheos de una parte del público, y la rendida admiración de otra. El director se llamaba Victor Erice, y la película “El espíritu de la colmena”.

Hoy se presenta sin duda como una obra maestra de nuestro cine, probablemente la película más cercana a la poesía que exista en nuestro cine, una lírica e intensa mirada al mundo de la infancia a través de unos ojos inmensos, profundos y hermosos, los de una niña de seis años que despierta a la vida, al amor, al cine y a los miedos interpretada por una Ana Torrent en estado de gracia a la que acompañan la también niña Isabel Tellería, Fernando Fernán Gómez y Teresa Gimpera en el papel de los padres.

El film, realizado en los últimos momentos del franquismo, retrata los primeros momentos de ese régimen. Ambientado en 1940, y lo hace con la historia de una niña obsesionada con el mito de Frankenstein y atemorizada por la película que acaba de ver en un precario cine en su pequeño pueblo castellano. Las oníricas imágenes de las vías, la historia del maquis herido o esa secuencia de la pequeña y el monstruo, tan bella y cargada de simbolismo, son poesía. De hecho, el filme es tanto cine como poesía, una historia plena de belleza contemplada a través de los ojos electrizantes, casi mágicos de una niña que comienza a la vida.