Una pasajera que se ha negado a dejar de hablar por teléfono ha obligado a que un avión haya tenido que regresar a Palma tras despegar del aeropuerto de Son Sant Joan.

El avión había despegado poco antes de las nueve de la mañana con destino a Alicante y minutos después de salir de la isla ha dado media vuelta y ha vuelto a aterrizar en Palma tras un producirse un incidente con una pasajera, que se negaba a dejar de atender una llamada con su teléfono móvil.

Después de aterrizar de nuevo en el aeropuerto mallorquín, y tras la intervención de la Guardia Civil, la mujer ha sido expulsada del avión y denunciada ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) por una infracción grave.

Finalmente, el avión ha podido volver a despegar con una hora de retraso.