22 de septiembre de 2020
22.09.2020
La Opinión de Murcia
Encuesta

Ocho de cada diez chicos consume pornografía en la adolescencia

La edad de inicio es a los 12 años y la mayoría de los contenidos visualizados se basan en la violencia

22.09.2020 | 12:11
Rodaje de una película porno.

Un 81% de los chicos entre 13 y 17 años consumen pornografía de forma frecuente y la edad media de inicio es los 12 años. El acceso se suele producir en la intimidad, a través del móvil y se centra en contenidos gratuitos online, basados de manera mayoritaria en la violencia y la desigualdad, según un estudio de Save the Children, la oenegé líder en defensa de los derechos de los niños.

La investigación sostiene que las relaciones en grupo entre compañeros y compañeras son clave en la iniciación al consumo de porno: el 51,2%, accede a él mediante el intercambio entre sus amistades de fotos o vídeos por WhatsApp o redes sociales.

Ahora bien, también se dan otras realidades: para un 28,5% (principalmente chicos), la primera toma de contacto responde a una búsqueda activa, mientras que un 17,4% (en su mayoría chicas) se ha encontrado con estos contenidos de forma accidental mientras navegaba por internet. Para el 30% de los y las adolescentes la pornografía es el único recurso para aprender sobre sexualidad y casi la mitad de las personas encuestadas echa en falta tener más información sobre cuestiones afectivo-sexuales.

Las consecuencias en sus relaciones sexuales

El estudio también revela además que el 54,1% de los adolescentes, en su mayoría los chicos, cree que la pornografía da ideas para sus propias experiencias sexuales y al 54,9% le gustaría poner en práctica lo que ha visto. El 47,4% de los adolescentes que ha visto contenido pornográfico ha llevado alguna escena a la práctica. En relación a este último punto, Save the Children considera especialmente preocupante que, cuando intentan imitar lo que ven, no siempre solicitan consentimiento previo a su pareja. El 12,2% de los chicos lo ha hecho sin el consentimiento explícito de la pareja y sin que a esta le haya parecido bien, frente al 6,3% de las chicas.

"Sin una educación afectivo-sexual incluida en el currículo y ante un mundo tecnológico lleno de posibilidades, la pornografía se ha convertido en profesora y consultorio de sexualidad para los adolescentes. El peligro no es que vean pornografía, sino que su deseo sexual se esté construyendo sobre unos cimientos irreales, violentos y desiguales propios de la ficción. También es peligroso que crean que su consentimiento, sus deseos y preferencias, o los del resto, no tienen por qué ser tenidos en consideración", señala Catalina Perazzo, directora de Políticas de Infancia y Sensibilización de Save the Children.

Las diferencias entre orientaciones sexuales

El informe constata importantes diferencias entre géneros y orientación sexual. Así, mientras el 87,5% de los chicos afirma haber visto pornografía alguna vez en su vida; este porcentaje desciende al 38,9% en el caso de las chicas (aunque ligeramente más alto entre las adolescentes lesbianas).

Ellos la ven casi a diario y ellas una vez a la semana o al mes. Para ellos, el primer acceso responde a una búsqueda activa o una especie de rito de iniciación. Ellas, en cambio, encuentran el contenido mucho más de manera accidental, y están más expuestas a recibirlo de personas desconocidas. Y mientras ellos lo consumen para satisfacer "necesidades instintivas", las adolescentes lo hacen para aprender qué se espera de ellas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook