16 de septiembre de 2020
16.09.2020
La Opinión de Murcia
Crisis del coronavirus

La mujer de un fallecido por covid en Ibiza: "Mi marido murió solo en el hotel puente"

La familia denuncia que debía estar en el hospital y que no le hicieron caso cuando tuvo síntomas

16.09.2020 | 12:59
Hotel puente en Ibiza.

La penúltima víctima mortal del coronavirus en Ibiza falleció hace una semana en el hotel puente de platja d'en Bossa, donde estaba aislado. Su familia denuncia no solo que murió solo en una habitación sino que, además, pone en duda que debiera estar allí, ya que había tenido una neumonía hace dos años y critica que no le hicieron caso cuando comunicó que tenía fiebre y dolor en el pecho al toser.

El pasado jueves por la mañana, la mujer de R., un hombre de 50 años aislado en el hotel puente habilitado por Salud en Platja d'en Bossa, no conseguía ponerse en contacto con él. No contestaba a sus llamadas ni respondía a sus mensajes. Estaba preocupada. El día antes, explica la mujer, había tenido fiebre intermitente y le dolía el pecho al toser. "Tenía antecedentes de neumonía severa, así que...", indica. Llamó a la recepción del hotel, donde asegura que le dijeron que estaría durmiendo porque era pronto. Ella, conocedora de los horarios de su marido, insistió. Un rato después la llamaban para pedirle que acudiera al hotel. "Pedí que me dijeran la verdad, pero me insistieron en que fuera. Les recordé que estaba en cuarentena, que me dijeran lo que había pasado, pero no. Me hicieron ir y ya allí me comunicaron que mi marido había fallecido", recuerda la mujer.

La familia no se explica qué puede haber pasado, pero critica que Salud enviara al hombre al hotel puente "con sus antecedentes". Hace dos años, indican, había sufrido "una neumonía severa", algo que, asegura, "sabía muy bien" su médico de cabecera. A pesar de esto, indican, cuando dio positivo en una prueba PCR, -"trabajaba en un hotel y se la hicieron porque había habido un brote"- lo enviaron al hotel de Platja d'en Bossa porque no podían garantizar un correcto aislamiento en su domicilio, donde hasta hace algo más de una semana vivían el matrimonio y su hija de diez años.

El miércoles sobre las tres de la tarde fue la última vez que el fallecido habló con un médico. "Se quejaba de que le dolía el pecho y de que la fiebre le iba y venía. Nos explicó que el médico le había dicho que no pasaba nada, que no se preocupara y le recetó ibuprofeno y paracetamol", explica la familia. Como su mujer estaba en cuarentena y no podía salir de su casa, fue una de las sobrinas del hombre quien le compró las medicinas en la farmacia y se las llevó luego al hotel para que se las dieran.

"Que no vuelva a pasar"

"Mi marido murió solo en una habitación del hotel puente de la que no podía salir. No tendría que haber estado ahí, con sus antecedentes deberían haberlo ingresado en el hospital", denuncia la familia, que aún no ha puesto reclamación ni denuncia porque no pueden salir de casa. Aseguran que lo harán. De hecho, aún no han podido enterrarle. Lo harán cuando finalicen la cuarentena. "Lo que queremos es que esto no vuelva a pasar, que otra familia no pase por esto, porque es muy duro", indican desde su encierro.

De momento, tampoco han podido recuperar las pertenencias del fallecido. Ni siquiera el móvil. De manera que no han podido comprobar si algún profesional sanitario llamó de nuevo al hombre para comprobar si se encontraba mejor. Denuncian que no haya personal sanitario en este recurso. "Las personas no están ahí de vacaciones, debe haber alguien que esté pendiente de ellos", indican antes de recordar que la mañana del jueves, cuando el personal del hotel subió a comprobar cómo se encontraba su familiar, se encontraron el desayuno aún en la puerta.

Las críticas de la familia van más allá. La viuda asegura que el médico la llamó el viernes, después de que falleciera su marido para preguntarle cómo se encontraba éste. La mujer se quedó completamente en shock, sin saber apenas qué contestar. "Le expliqué que había fallecido y me dijo que lo sentía. ¿A alguien le parece normal que el propio médico llame dos días después para preguntar por él?", señala, dolida, la familia, que no entiende que el médico que hacía el seguimiento no supiera lo que había ocurrido. Aseguran que cuando pidieron explicaciones desde su centro de salud les dijeron que si tan mal se encontraba el hombre "podía haber llamado al 061".

De la misma manera critican que ahora la mujer tenga que cumplir más días de aislamiento por haber roto la cuarentena para acudir al hotel puente: "Fueron ellos los que le dijeron que fuera y ahora le dicen que tiene que ampliarla porque salió de casa", denuncia un sobrino de la pareja, que asegura que Salud, para garantizar el aislamiento de madre e hija ha propuesto que una de las dos se mude al hotel. "¿Cómo van a ir a donde ha fallecido su padre y su marido?". Tampoco entienden que Salud tardara una semana en hacerle las pruebas a la niña después de saber que su padre estaba contagiado.

Valoración clínica

Desde la gerencia del Área de Salud de Ibiza y Formentera señalaron este martes que la descripción de la familia sobre el paciente fallecido "no coincide con la valoración clínica que hizo el médico en su consulta y que aparece en su historia clínica".

Por su parte, el presidente del Comité de Gestión de Enfermedades Infecciosas de Balears, Javier Arranz, defendió que en el hotel puente se hace "un seguimiento diario" de las personas que están aisladas en él. Además, señaló que "no se han detectado problemas", por lo que no está previsto cambiar el protocolo de actuación en este tipo de recursos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook