16 de agosto de 2019
16.08.2019

Estos son los objetos que tienes en casa y que puedes vender más caros

Tu hogar está lleno de cosas que pueden reportarte un beneficio económico si te desprendes de ellas

16.08.2019 | 11:20
Objetos de casa que podemos vender.

Si eres de los que acumulan objetos de la más diversa índole en casa, algunos prácticamente desde tu más tierna infancia, estás de enhorabuena. En ocasiones, no resulta fácil 'regatear' las ofensivas de aquellas personas más prácticas, que se ocupan de hacer limpieza 'purgando' cada cierto tiempo el hogar de objetos tan inservibles como antiguos.

Aquellos que hayan logrado rescatar sus objetos de la basura u ocultarlos a la vista de 'purgadores' podrían encontrar su premio. No, esto no se trata de una apología del síndrome de Diógenes, sino de un aviso que interesará a más de uno. Los objetos que guardas en tu casa podrían valer mucho más dinero del que crees.

Aquí te dejamos una serie de ideas sobre las cosas que puedes vender si te encuentras en un apuro económico.

Joyas

Las joyas antiguas pueden venderse a precios muy elevados. Foto: Unsplash

La primera opción es también la menos original, y probablemente una de las primeras en las que se repara. Collares o anillos antiguos pueden alcanzar un enorme valor económico, aunque el mayor obstáculo con el que se suele tropezar es el valor simbólico de estos objetos, en muchas ocasiones pertenecientes a nuestros antepasados. Sin embargo, si nos vemos con el agua al cuello es una manera socorrida de garantizarnos dinero rápido.

Material deportivo

Una bici que no uses puedes venderla a un buen precio. Foto: Unsplash

¿Recordáis aquel juego de pesas que os comprasteis después de ver 'Rocky', o la bicicleta estática que utilizáis como perchero auxiliar? Esas pertenencias pueden reportaros más beneficio del que imagináis, sobre todo si se han convertido en aparatos inservibles que ya no vais a utilizar.

Ropa

En el armario guardamos mucha ropa que no usamos y podemos vender. Foto: Unsplash

En el apartado de la ropa, como en tantas otras cosas, existen personas de todo pelaje y condición. Los hay que viven la moda de una forma muy espartana, con poco más que una camiseta para cada día de la semana, pero también hay mucha gente a la que le falta armario para colocar todas sus prendas. Una solución para estos últimos podría ser aprovechar todas las plataformas que, de la mano de internet, nos permiten ponernos en contacto con otras personas y vender las prendas que no necesitamos.

Para aquellas personas que desconfíen de este tipo de aplicaciones o webs, siempre queda la opción más tradicional, aunque también más cansada, de participar en un mercadillo. De cualquier forma, la ropa que ya no utilizamos puede suponer una buena fuente de ingresos para nuestro bolsillo.

Instrumentos musicales

Los instrumentos musicales antiguos se venden a muy buen precio. Foto: Unsplash

Los instrumentos de música, si se mantienen en buen estado, nunca dejan de tener valor. Además, es frecuente que muchas personas, dejándose llevar por un efímero arrebato artístico, compren diversos instrumentos para después abandonarlos en cualquier rincón.

Estas 'reliquias' pueden servirnos para ingresar dinero, además de contribuir a que alguien los vuelva a tocar, porque, ¿qué hay más desaprovechado que un instrumento musical cogiendo polvo durante años en una esquina?

Juguetes, videojuegos o muñecos

Los juguetes antiguos pueden alcanzar un valor económico muy alto. Foto: Unsplash

Nos alegran la infancia y son parte importante de nuestros recuerdos, pero inevitablemente los juguetes acaban metidos en cajas y no se vuelven a utilizar, salvo que se los pasemos a alguien o los vendamos.

Los juguetes antiguos, además, pueden alcanzar un valor económico altísimo si se encuentran en buen estado. Los coleccionistas compran por grandes sumas juguetes descatalogados, ediciones limitadas o muñecos antiguos, por lo que podríamos tener una mina de oro en casa sin saberlo. Los videojuegos, por otra parte, también pueden conservar algo de valor, por lo que después de terminarlos podemos deshacernos de ellos y utilizar el beneficio para comprar otros nuevos.

Además de liberar espacio en nuestras casas, podemos contribuir a que otros niños disfruten y crezcan con los juguetes que marcaron nuestra infancia. Porque, como sabe cualquiera que haya visto 'Toy Story', no hay nada más triste que un juguete sin nadie que juegue con él.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook