13 de abril de 2019
13.04.2019
La Opinión de Murcia

Yéremy Vargas recibe la tarjeta del censo electoral

El pequeño, desaparecido desde hace 12 años, votaría en sus primeros comisiones electorales con 20 años

13.04.2019 | 13:20
Yéremy Vargas recibe la tarjeta del censo electoral

Itha Suárez, la madre del que ya no sería un niño, el desaparecido Yéremy Vargas, contaba desolada este viernes en sus redes sociales lo que se había encontrado en el buzón. Una carta dirigida a su hijo que le daba la oportunidad de votar por primera vez en su vida en los próximos comisiones. Yéremy Vargas, que el próximo mes de julio cumpliría 20 años recibía la tarjeta del censo electoral.

"Llegar a casa de mi madre y ver que dejan esto en el buzón hizo que ayer me viniera abajo. Me siento tan impotente.. ver que llegan sus cosas cómo si estuviera aquí y no puede ser. Porque un maldito todo arruinó ? le quitó todos sus derechos y ahora el que tiene derecho es el que le robó la vida. Que injusto todo. No veo salida", expresaba Itha Suárez junto a la imagen de la tarjeta.

Y es que oficialmente Yéremy Vargas es una de las personas que se encuentra en la lista de la Asociación de ayuda y difusión de casos de personas desaparecidas (SOS Desaparecidos), por lo que se sigue dando por vivo y con sus plenos derechos.

El pasado domingo 10 de marzo se cumplía doce años de la desaparición de Yéremi Vargas, el niño, que en ese momento tenía 7 años, y cuya pista se perdió en 2007 cuando jugaba en un descampado cerca de su casa en la localidad de Vecindario, en Santa Lucía de Tirajana (Gran Canaria).

La historia de 12 años de ausencia

Casualmente, en esa semana también se cumplía un año desde que la Audiencia de Las Palmas confirmase el archivo de la investigación abierta contra Antonio Ojeda, El Rubio, en relación a la desaparición del niño, al no observar indicios que lo incriminasen.

El 12 de marzo de 2007, 400 personas participaron en un dispositivo de rastreo de los alrededores del lugar donde desapareció Yéremi, un niño que padecía de insuficiencia respiratoria y necesitaba de medicación.

El 19 de marzo, la Guardia Civil detuvo a un joven de 27 años, vecino de Agüimes, acusado de un supuesto delito de extorsión a la familia, aunque descartaron que estuviera relacionado con la desaparición. Había pedido a la familia 6.000 euros a cambio de la liberación del niño y la investigación concluyó que lo hizo con ánimo de lucro. Meses después, en junio de 2007, el entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, destacó que en Canarias nunca había habido una operación policial tan amplia como la que hubo para buscar al niño, mientras que en los primeros días de la desaparición se recibieron hasta 600 llamadas sobre el pequeño. Ya el 11 de septiembre de 2008, pasado año y medio de la desaparición, seis nuevos agentes pertenecientes a la Unidad Central Operativa (UCO) de Madrid se unieron para reforzar la investigación. El 28 de enero de 2009, las madres de los desaparecidos Sara Morales, Yéremi Vargas y Amy repartieron en Gran Canaria 4.000 carteles con sus fotos para que los niños no cayeran en el olvido.

Descartada la conexión con el caso Kárate

El 13 de marzo de 2010, transcurridos tres años sin noticias del menor, la juez del caso rechazó excavar en el jardín de la vivienda familiar ubicada en Agüimes propiedad de Fernando Torres Baena, el principal acusado del denominado 'Caso Kárate' sobre presuntos abusos sexuales en una escuela de artes marciales en la isla. En junio de ese mismo año, los investigadores descubrieron un cráneo en un parque infantil de Santa Lucía de Tirajana, aunque más tarde descartaron su relación con la desaparición del niño y señalaron que podría ser el de una mujer muerta hacía diez años. La investigación, que no ha cesado en todos estos años, dio un nuevo giro cuando la Guardia Civil anunció el 3 de marzo de 2012 que tenía nuevos datos sobre un vehículo y ropa del menor, pidiendo la colaboración ciudadana esperando que estos nuevos datos contribuyeran a mantener vivo el caso a partir de algún detalle proporcionado por los vecinos.

En 2012, la Benemérita trabajó sobre varias hipótesis; venganza familiar, tráfico de seres humanos, pederastia o tráfico de órganos. Por ello, investigaron investigado a 195 personas acusadas de pederastia, menores de 65 años y con delitos a niños menores de quince años, a 15 presos acusados por estos mismos delitos y a varias personas de la isla vinculadas a este tipo de delitos.

Cuando se cumplieron seis años sin Yéremi, el 10 de marzo de 2013, su madre, Ithaisa Suárez, se mostró convencida de que el trabajo de la Guardia Civil acabaría dando frutos. "El trabajo que están haciendo dará sus frutos cualquier día, la esperanza la mantenemos siempre intacta, siempre hemos pensado que aparecerá y que aparecerá bien, mientras no se demuestra lo contrario siempre vamos a seguir pensando así", diría entonces. El 4 de julio de 2014, el ministro del Interior, Fernández Díaz, dijo que había líneas de investigación "bastante buenas" sobre las desapariciones de Sara y Yéremi e insistió en que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado mantienen "contacto permanente" con las familias. Transcurrido un año, el 17 de septiembre de 2015, se investigó si un cráneo hallado en Gran Canaria pertenecía al niño, aunque luego se descartó que tuviera relación con el caso.

Detenido 'El Rubio'

El 1 de junio de 2016, la Guardia Civil localizó a un sospechoso de la desaparición y homicidio de Yéremi. Se trata de Antonio Ojeda 'El Rubio', en prisión en Algeciras (Cádiz) desde 2015 por abusar sexualmente de otro menor. A finales de ese mes, el sospechoso fue trasladado hasta la cárcel de Juan Grande, al sur de la isla, compareciendo ante el juez el día 13 de julio, aunque se negó a declarar y a ofrecer muestras de ADN.

Durante el mes de septiembre un compañero de celda de 'El Rubio' dijo que le había contado cómo un vecino acabó con la vida del menor y quemó su cuerpo, algo que el acusado niega. A finales de 2016, Antonio Ojeda fue condenado a cinco años de prisión por una agresión a otro menor que jugaba en una calle de El Doctoral en el año 2012.

En ese momento, otro compañero de prisión contó que tras conocer esta sentencia, se hundió y dijo que el caso de Yéremi "se le había ido de las manos" y que tuvo que "desaparecerlo". Sin embargo, el Juzgado de Instrucción número 2 de San Bartolomé de Tirajana, que se ocupaba del caso desde el día de la desaparición del pequeño, finalmente consideró que no existían pruebas ni indicios sólidos que incriminasen a 'El Rubio' en el caso de Yéremi, archivando las diligencias abiertas contra él, decisión que fue ratificada en marzo de 2018 por la Audiencia de Las Palmas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook