08 de marzo de 2019
08.03.2019
Día de la Mujer

Nosotras Hablamos

Tres mujeres analizan las dificultades y el presente laboral para el sector femenino en el foro organizado por la opinión

08.03.2019 | 08:55
Nosotras Hablamos

La maternidad no ha impedido a estas tres profesionales destacar en sus sectores laborales y acceder a puestos de responsabilidad

Las cosas han cambiado, en las últimas décadas, en el mundo empresarial. La mujer ha tomado las riendas y empieza a escalar en la pirámide profesional, a alcanzar puestos de responsabilidad. Prueba de ello son las tres profesionales que se sentaron en la mesa presidencial del salón de actos de la Autoridad Portuaria de Cartagena este miércoles, con motivo de la jornada 'Nosotras Hablamos. Consolidación Femenina y liderazgo empresarial e institucional', que organizaba el diario LA OPINIÓN con la colaboración de Autoridad Portuaria, el hospital Perpetuo Socorro y la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT).


Tres mujeres con un currículum espectacular y una extensa trayectoria profesional, que se han movido en tres sectores laborales muy diferentes. Así, dieron su visión de la situación de la mujer en el mundo empresarial e institucional, contaron su experiencia y valoraron la evolución de la presencia de las féminas en los altos cargos directivos de las empresas y la universidad ante un público entre los que se encontraban la presidenta de ThaderConsumo, Juana Pérez, y el director de Amavir, Alfonso Pasqual de Riquelme. El encargado de abrir la jornada fue el presidente de Autoridad Portuaria, Joaquín Segado, mientras el director de LA OPINIÓN, José Alberto Pardo, cerró el evento. Pero, el miércoles, las protagonistas eran ellas: la directora gerente del Hospital Perpetuo Socorro, María Dolores Flores; la doctora en Químicas y profesora en la Universidad Politécnica de Cartagena, Mercedes Alacid; y la responsable de Instalaciones y Conservación de la Autoridad Portuaria, Elena Alcantud.

Mujeres brillantes que han logrado romper el techo de cristal en sus respectivos campos profesionales. Alcantud, quien tuvo claro desde pequeña que quería dedicarse a las ciencias, descarta que sufriera discriminación por ser mujer en un mundo de hombres, y recordaba durante la jornada cómo fueron sus primeros años en la Armada, donde trabajó a través de una consultora. «Yo era una frente a veinte hombres», apunta, pero asegura que no tuvo «barreras» sino que, incluso, se sintió «apadrinada» por ellos.

La maternidad ralentizó, durante unos años, la carrera investigadora la doctora en Químicas Mercedes Alacid, madre de tres hijos, que recuerda que en los años 90 «la conciliación familiar era complicada». Y es que, recuerda que eran muchas las exigencias que requería ser madre. También fueron «duros» los primeros años de vida de su hijo para María Dolores Flores. «Es una etapa que todas las mujeres que somos madres pasamos, porque si queremos seguir con nuestra actividad laboral, debemos vivir esa experiencia, aunque nuestros hijos se acostumbran», señalaba. En este sentido, Alcantud se muestra de acuerdo. «En aquella época moría de estrés», señala, aunque se siente orgullosa de no haber parado su actividad y haber podido retomar los viajes internacionales que debía llevar a cabo el cargo que ostentaba hasta que, hace solo unos meses, pasó un proceso de selección en la Autoridad Portuaria de Cartagena. «Soy muy inquieta y este puesto encajaba a la perfección conmigo».

Queda mucho aún por hacer. Y es que, lamentaba durante la jornada Mercedes Alacid, «solo hay siete rectoras en las 50 universidades públicas de España». Entre las medidas a tener en cuenta, las tres coinciden: educación, desde casa y el colegio, facilitar procesos de selección y contratación en los que no se tenga en cuenta el sexo de los candidatos y, por otro lado, no hay que imponer tasas de paridad por razón de género, sino fomentar que que la mujer pueda ascender en igualdad de condiciones que el hombre. «La paridad se conseguirá sola, cuando haya un cambio educativo y cultural», se muestra convencida Alcantud. Se puede conseguir. Ellas son el más claro ejemplo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook