31 de mayo de 2017
31.05.2017
Ciencia

Una sonda de la NASA atravesará la atmósfera del sol

El Solar Probe Plus se acercará a la superficie del astro rey más que ninguna otra

31.05.2017 | 19:53
Ilustración del Sistema Solar.

Objetivos de la sonda

  • La sonda Parker estará diseñada para recopilar datos en un ambiente de temperaturas extremas, con masivas cantidades de radiación y a una velocidad de 200 kilómetros por segundo, lo que permitiría ir de la Tierra a la Luna en media hora.
  • Lanzar una sonda que impacte el Sol es, hoy por hoy, una empresa imposible. Para impactar en la superficie solar un sonda debería acelerar hasta la misma velocidad orbital de la Tierra alrededor del astro rey de 30 kilómetros por segundo en dirección contraria, pero la tecnología de cohetes actual solo puede cubrir un tercio de esa velocidad.

La Agencia Aeroespacial de EEUU (NASA) anunció hoy el lanzamiento en 2018 de una sonda que se acercará más que ningún otro instrumento espacial a la superficie solar para estudiar características físicas de la atmósfera del astro.

El Solar Probe Plus volará directamente hacia la corona del Sol, la atravesará por primera vez y se acercará más que ninguna otra sonda, a 6 millones de kilómetros de la superficie solar, algo extremadamente difícil.

En una ceremonia en la Universidad de Chicago, el jefe del programa de misiones de la NASA, Thomas Zurbuchen, rebautizó la sonda con el nombre de Sonda Solar Parker, en honor a Eugene Parker, el astrofísico que desarrollo la teoría de los vientos solares supersónicos y de la corona solar.

Hasta ahora, otras sondas se han acercado para examinar los vientos solares y la corona solar, pero nunca a una distancia tan corta, algo que podría responder muchas preguntas sobre el comportamiento del astro rey aún sin resolver.

Para acercarse al Sol y orbitarlo a tan corta distancia, la sonda Parker será acelerada por el Delta IV Heavy, el cohete en servicio con la mayor potencia.

Varias sondas lanzadas desde los años sesenta han confirmado las teorías sobre el campo magnético del Sol y la existencia de vientos solares, y han permitido observar el comportamiento de la corona solar, que alcanza temperaturas más altas que la superficie solar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook