31 de mayo de 2017
31.05.2017
Vida marina

Muere una cría de calderón por el ataque de delfines

Fue encontrado en la playa de La Mata y pese a los intentos por salvarlo acabó muriendo

31.05.2017 | 17:40
Los bañistas dieron la voz de alarma e intentaron salvarlo

La historia de un calderón que fue encontrado en la playa de La Mata, en Alicante, el pasado fin de semana se hizo viral. La ayuda de bañistas, con la presencia del biólogo municipal de Torrevieja y, finalmente, con la colaboración del Oceanogràfic, consiguió darle un soplo de vida pero, al final, murió en el traslado al Centro de Recuperación.

La importancia que debe tener para todos nosotros la vida en el mar hace que el departamento de Comunicación y Divulgación de la Fundación Oceanogràfic haya llegado hasta el final, hasta la necropsia, para saber qué pasó con esa cría y por que murió con el objeto de darla a conocer y dar una respuesta a todas aquellas personas que ese día intentaron salvarle la vida. Esta es la historia y lo que cuenta ese informe.

Los técnicos de la Fundación Oceanográfic recogieron la cría de calderón gris en La Playa de La Mata para emprender su traslado hacia técnicos de la Fundación Oceanogràfic. El anima estaba ya en un estado crítico en el momento de su varamiento. "Como bien apuntó el biólogo municipal, cuando esta especie llega a zonas tan cercanas a la costa es ya indicativo de la gravedad de su estado de salud", aseguran. La necropsia fue realizada por los biólogos de la Universidad de Valencia que determinó que se trataba de una hembra de menos de un año de vida, 60 kilogramos de peso y 160 centímetros de longitud. Un 'bebé' del tamaño de un adoleste.

La hipótesis con la que se trabaja es que se perdió de su madre y por tanto de su grupo. No se saben los motivos. Esto provocó que no fuera capaz de seguir alimentándose lo suficiente. "Estaba muy delgada y presentaba indicios de estar, además, inmunodeprimido". Los biólgocos consideran que esa misma debilidad "dificultó su respiracion en superficie, lo que provocó el encharcamiento de sus pulmones y, por tanto, el agravamiento de su estado".

Los golpes que presentaba, considera los biólogos, son el resultado de su "interacción con delfines mulares, presumiblemente", concluye el informe. Torrevieja, como Dénia, es un lugar habitual de avistamiento de cetáceos y, a veces, de aparición de ballenas o, como es el caso de calderones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook