Así lo anunció hoy el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, durante la presentación, en Zaragoza, de una iniciativa que por primera vez en el mundo permite a un quebrantahuesos nacido en cautividad ser liberado mediante un programa de aislamiento humano.

La técnica consiste en criar a los pollos de este ave en el medio natural pirenaico, aislados del ser humano y con otros ejemplares adultos de quebrantahuesos que enseñen a los pollos la conducta de la especie, explicó el director de la Fundación para la conservación del Quebrantahuesos, Gerardo Báguena.

Para desarrollar la nueva técnica se ha construido una plataforma de crianza y "hacking" (aprendizaje y liberación) junto a un punto de alimentación en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Esta zona, de seis metros cuadrados, cuenta con dos nidos naturalizados, una plataforma de "hacking" y una pequeña habitación para los técnicos responsables del seguimiento del programa.

Aquí se realizará la crianza del pollo en completo aislamiento humano durante los primeros ochenta días de vida del ave, utilizando para ello un señuelo naturalizado que permite la alimentación y cuidado del pollo en un nido construido con elementos naturales.

El nido recrea al máximo nivel las condiciones biológicas que se dan en libertad, aseguró Báguena.

El 27 de febrero nació el primer pollo sobre el que se está probando esta nueva técnica, con la que se espera que aumente la productividad del quebrantahuesos en un veinte por ciento.

Además, se pretende reducir la dependencia del desarrollo de las líneas del Plan de Recuperación aragonés, disminuir los costes económicos asociados al desarrollo de acciones de conservación clásicas, mejorar las tasas de productividad natural de la especie, así como la calidad fisiológica y las condiciones sanitarias de la población silvestre.

Este sistema ya ha sido utilizada con éxito en otras especies de grandes rapaces amenazadas como el Cóndor de California o el Cóndor andino, por lo que se prevén "buenos resultados" aunque siempre existe "un gran riesgo", aseguró Báguena.

Para el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, esta nueva acción supone un avance hacia un manejo "más eficiente" de la población de quebrantahuesos en Aragón, algo que se verá reforzado con la próxima entrada en funcionamiento del Centro de Cría en Aislamiento Humano de Quebrantahuesos, que se instalará en el Centro Internacional del Agua y el Medio Ambiente de La Alfranca, en Zaragoza.

Con esta iniciativa se podría reducir el riesgo de extinción de la especie en toda España al incrementar la disponibilidad de ejemplares capacitados para reforzar el frente de colonización cantabro-pirenaico o el sector ibérico, apuntó el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné.

Aragón es la región europea con mayor número de quebrantahuesos y es pionera en actuaciones de gestión de la población natural de esta especie amenazada, enmarcadas dentro del Plan de Recuperación del Quebrantahuesos.

Este plan ha conseguido que la población de quebrantahuesos en la Comunidad aragonesa se haya duplicado en los últimos diez años, ya que de las 36 unidades reproductoras que había en 1994, se ha pasado a 65 en 2007.