El portavoz del grupo, Daniel Ocampo, señaló durante una conferencia de prensa que el Ejecutivo debe dejar de apoyar prácticas destructivas y ayudar a los agricultores a convertir sus explotaciones en sistemas ecológicos y sostenibles.

Añadió que la contribución global de la agricultura al cambio climático, incluyendo la deforestación y otros cambios en el uso de las tierras, es equivalente a un porcentaje de entre el 17 y el 32 por ciento de las emisiones de gases invernaderos provocadas por los humanos.

El ecologista especificó que el mayor responsable directo de estos gases es el "abuso de los fertilizantes", actualmente equivalente a 2,1 billones de toneladas de dióxido de carbono.

Filipinas es un país de economía fundamentalmente agraria y en algunas regiones, como la de Mindanao, esta actividad ocupa a cerca del 50 por ciento de la población.