Este fin de semana se celebrará el Día Mundial de las Aves por vigésimo año consecutivo, con actividades en toda España que en esta ocasión se centran en la denuncia del método de caza en barraca y en los efectos del cambio climático sobre la avifauna.

La caza en barraca es una práctica "cruel" que la Generalitat de Catalunya prevé legalizar de forma provisional este otoño, según dijeron a Efe fuentes de la Sociedad Española de Ornitología, SEO/BirdLife, organizadora del Día de las Aves, en colaboración con las Administraciones y otros grupos conservacionistas.

SEO/BirdLife y otras organizaciones, principalmente catalanas, están recogiendo firmas para que no se autorice ese método, que, aseguran, afecta a especies protegidas, además de ser ilegal según la legislación comunitaria y por la que España ya ha sido sancionada por parte de la Comisión Europea.

Las actividades que se han programado pretenden acercar "el mundo de las aves a las personas" y abarcan exposiciones, talleres y charlas; anillamiento y observación de aves; acampadas y excursiones; teatros y concursos; colocación de cajas nido, visitas a centros de recuperación de fauna y liberación de aves recuperadas.

En Madrid, en el parque del Retiro y en la Dehesa de la Villa, se situará un "stand de las aves", se realizarán talleres para niños, itinerarios guiados y anillamientos científicos.

Ecologistas en Acción denuncia también los efectos del cambio climático sobre los hábitats naturales de las aves y exige adoptar medidas paliativas y WWF/Adena reclama medidas urgentes para proteger al alimoche, especie recientemente elevada a la categoría de "Amenazado" por la UICN.

No en vano, recuerdan, sus poblaciones han sufrido en España un descenso del 25% durante el periodo 1988-2002, debido, fundamentalmente, al uso de veneno y los tendidos, a los que se suma en los últimos años la falta de alimento.