En una entrevista con EFE, Scheer considera que las energías basadas en combustibles fósiles tienen los días contados y considera que "con seguridad, el auge de energía eólica disminuirá, pero tendremos más energía fotovoltaica, más bioenergía y más energía geotérmica en los próximos años".

En el futuro las energías renovables serán cada vez más valoradas socialmente, en particular por sus ventajas medioambientales y para garantizar la autonomía energética, señala el experto.

"Muchas grandes empresas entenderán que están ante energías prometedoras y buenas", explica el diputado del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD).

Con temperaturas de hasta 18 grados centígrados, Alemania vivió nuevamente un invierno "cálido", y como en el resto de Europa central, la ausencia de nieve y días sospechosamente templados se han convertido en el indicador más evidente -y preocupante- del cambio climático.

"La alteración de clima es sólo uno de los innumerables efectos negativos derivados de la combustión de fósiles", advierte el político alemán.

El experto considera que se ha dado un paso en la dirección correcta para impulsar las energías renovables, justo cuando existe entre los ciudadanos un mayor compromiso ecológico.

El acuerdo de la Unión Europea para unir esfuerzos concretos en contra del cambio climático fue "el primer paso en la dirección correcta".

Bajo la dirección de la Canciller alemana, Ángela Merkel, la UE acordó reducir sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) en un 20 por ciento para el año 2020.

Este objetivo se acompañó del compromiso para emplear en ese año el 20 por ciento de energía de fuentes renovables: sol, agua, viento, geotermia y biomasa.

En los últimos 20 años Scheer se ha distinguido como defensor incondicional de las energías "limpias" y enemigo acérrimo de los combustibles fósiles y las centrales nucleares.

En su faceta como diputado socialdemócrata en el Bundestag, ha conseguido amplios consensos para la aprobación de leyes energéticas basadas en el empleo de las renovables.

Desde la presidencia de "Eurosolar" -la organización ambientalistas fundada en 1988- Scheer no ha tenido problemas para denunciar a los grandes monopolios energéticos que socavan el futuro de las renovables.

La trayectoria pública de Scheer está lejos de ser sólo teórica.

Su pragmatismo y habilidad política se traducen hoy en beneficios tangibles para Alemania. Él fue uno de los artífices en la redacción de leyes para el fomento de energías renovables.

"Actualmente la Ley alemana ya concede una gran importancia a las energías renovables. Cada año se generan aquí 3.000 megavatios provenientes de fuentes renovables. Actualmente están en operación instalaciones con capacidad para generar 20.000 megavatios", dice.

Optimista pero cauteloso, Scheer advierte que en los años por venir los ciudadanos escucharán más argumentos en contra de las energías renovables, una campaña de desprestigio que será orquestada por los grandes productores de combustibles fósiles.

"En los debates que escucharemos en los próximos años no debemos olvidar que las energías basadas en el petróleo tiene los días contados, además es importante deshacernos de la energía nuclear lo más pronto posible", concluye.