El mando militar estadounidense confirmó por su parte, en un comunicado, que un soldado norteamericano murió en el ataque y otros tres resultaron heridos, y aseguró que "un gran número de las víctimas son niños".

De confirmarse el número de muertos, el ataque sería el que más víctimas mortales ha causado entre niños durante la posguerra en Irak, que comenzó el 1 de mayo de 2003.

"Es un crimen que no tiene precedentes. El hospital ha recibido 26 cadáveres, de ellos 24 cuerpos de niños, así como 27 heridos, incluidos 21 niños", dijo a EFE el doctor Ghanem Yawad, del citado centro sanitario.

El ataque ocurrió poco después de las 11.00 hora local (7.00 GMT) y tuvo como blanco una patrulla militar y un puesto de control norteamericano establecido en una carretera del barrio "Al Fadar", en la zona de Nueva Bagdad, en el este de la capital, según fuentes policiales.