Rodríguez Zapatero se expresó así en declaraciones a los periodistas tras hacerse público que Londres fue la ciudad ganadora en la 117 Asamblea del Comité Olímpico Internacional, que eliminó a Madrid en la tercera votación.

El jefe del Ejecutivo dijo que lo primero que hay que hacer en un evento deportivo es demostrar deportividad y felicitar al ganador.

Pero a renglón seguido hizo hincapié en la buena labor de la candidatura de Madrid que permitió llegar casi a la final, "y eso- a su juicio- sienta las bases para que España siga contando con un elevado nivel de apoyo a lo que representa el deporte olímpico".

Zapatero llamó la atención sobre el respaldo que todos los madrileños y españoles habían dado a la candidatura y aseguró que se puede estar "razonablemente satisfechos" aunque, lógicamente, lo que habría gustado es ganar.

Para el presidente del Gobierno, "Madrid ha hecho una gran labor, ha llegado muy lejos en poco tiempo y ha estado cerca", además de recordar que esta candidatura, de la que destacó su clima de unidad, competía con otras ciudades de gran peso.

"España tiene vocación olímpica, ya tuvimos Barcelona y hay que seguir intentándolo", añadió.

No obstante, al ser preguntado si eso suponía que él creía que Madrid debería volver a presentarse, precisó que no le corresponde tomar una decisión como esa, ya que no es el Gobierno, sino las ciudades, las que tienen la potestad para ello.

"Hay tiempo por delante y será la ciudad de Madrid la que decida", señaló Zapatero, quien al preguntarle si le había causado sorpresa la elección final de Londres, dijo que la votación tenía "todos los perfiles de ser muy reñida" entre la ciudad elegida finalmente, París y Madrid y se podría haber dado cualquier resultado.

Ante la posibilidad de que los votos de Estados Unidos puedan haber dejado a España fuera de la final, consideró "imprevisible" saberlo debido a que la votación es secreta, y destacó que los resultados fueron muy ajustados.

Respecto a la forma en que la Reina Sofía había recibido la eliminación de Madrid, Zapatero reconoció que, lógicamente, estaba "algo disgustada", pero señaló que ella tiene "un gran espíritu olímpico, sabe que esto es deporte y hay que saber ganar y saber llegar cerca del triunfo aunque no se consiga".

CRÍTICAS A LA INTERVENCIÓN DE ALBERTO DE MÓNACO

El Gobierno y el presidente del PP, Mariano Rajoy, coincidieron hoy en criticar la intervención del Príncipe Alberto de Mónaco ante la Asamblea del COI en la que expresó sus dudas sobre la seguridad de unos Juegos Olímpicos en Madrid tras el último atentado de ETA con coche-bomba.

En el turno de preguntas de la presentación de la candidatura de Madrid, el príncipe monegasco pidió que los representantes de la candidatura se pronunciaran sobre la seguridad de los Juegos en Madrid tras el coche-bomba colocado hace dos semanas en el aparcamiento del que sería el estadio olímpico, La Peineta.

Fuentes del Gobierno dijeron a Efe que la pregunta "y sobre todo el tono" que utilizó para formular esa cuestión ante la Asamblea del COI fue "inapropiada", especialmente por el hecho de que se trata de un jefe de Estado. Por su parte, Rajoy dijo a Efe que esa pregunta, proveniente de una persona que es jefe del Estado, le ha resultado "sorprendente".

"Lo vamos a dejar ahí, porque un jefe del Estado no debe hacer esas preguntas", añadió Rajoy, quien subrayó que la respuesta dada por el presidente del Gobierno estuvo muy bien.

En su contestación, Zapatero garantizó la "absoluta seguridad" de los Juegos y se mostró convencido de que "la evolución de aquellos que han intentado perjudicar" a la candidatura de Madrid, en alusión a ETA, "va a ser en el sentido de reducción y final".

El presidente del PP consideró que "España es un país tan seguro o tan inseguro como pueden ser otros, pero hay que ver lo que ha ocurrido en todos los demás sitios también". Además, recordó que España organizó unos Juegos Olímpicos en 1992 y no sólo estuvo a la altura de las circunstancias, sino que tuvieron un nivel muy superior a otros Juegos celebrados antes y después.

Por su parte, según otras fuentes de la delegación española consultadas por Efe, tanto políticos como deportistas integrantes de la misma coincidieron con el Gobierno y con Rajoy en expresar el malestar que había provocado la intervención de Alberto de Mónaco.

El regidor madrileño afirmó que "todos las ciudades y los países a los que pertenecemos tenemos la obligación de garantizar plenamente la seguridad y estoy convencido de Madrid, dentro de España, lo garantiza absolutamente".

"Es más -añadió-, desgraciadamente, nos hemos tenido que preparar intensamente a lo largo del tiempo en adoptar, como en estos momentos tenemos, los mejores sistemas de seguridad que existen prácticamente en toda Europa y en todo el mundo, y los resultados de la aplicación de esos sistemas son una realidad con la convivimos cotidianamente los ciudadanos".

En todo caso, dijo entender "que esa mirada hacia hechos históricos pueda generar dudas en los miembros del Comité Olímpico Internacional, y concretamente en quien ha planteado las preguntas (el príncipe Alberto de Mónaco)".

Son embargo, precisó, cuando observen (los miembros del COI) la realidad a día de hoy de cómo Madrid aborda, desde la plena garantía de un Estado de Derecho, sus necesidades preventivas y cotidianas de seguridad, concluirán que "es una de las ciudades más seguras del mundo".

Agradeció asimismo la "intervención decisiva" de Rodríguez Zapatero, en respuesta a esa pregunta, "por su contenido pero además por la extraordinaria respuesta que ha dado a un tema que a todos preocupa y que es responsabilidad directa del Gobierno detrás del cual estamos todos".

"Me parece extraordinaria la respuesta que ha dado el presidente del Gobierno, no solamente el compromiso sino además la lúcida explicación que ha dado de lo que es el fenómeno de la violencia en el mundo y cuál tiene que ser la respuesta que los países democráticos que creemos en las libertades y en el Estado de Derecho hemos de dar siempre ante todos aquellos que quieren romper nuestra convivencia y que en todo el mundo habita", manifestó Ruiz-Gallardón.