La evacuación se hizo de forma ordenada y con la intervención de bomberos y equipos de primeros auxilios, precisaron.

Según diversas fuentes, hasta 10.000 personas habrían sido evacuadas por el incendio y albergadas en un campamento habilitado en la localidad de Fréjus, en el sureste de Francia.

Unos 400 bomberos, varios hidroaviones y helicópteros luchan contra las llamas, que ya han devastado unas 800 hectáreas, según las estimaciones.

El fuego se declaró poco después de las 10.00 GMT en las proximidades de la localidad de Puget-sur-Argens.

La autopista A8, que une Marsella con Menton, ha sido cortada a la altura de Fréjus.

El fuerte viento que sopla en la zona está complicando las labores de extinción del fuego.

Los bomberos temen la extensión de las llamas en una zona donde hay muchas viviendas diseminadas por el bosque.