13 de enero de 2012
13.01.2012

Polémica en la universidad

Los lingüistas, indignados por la guía no sexista de la UMU

El departamento de Lengua de la universidad envía un duro informe al rectorado para exigir la retirada de la guía por inducir a errores "de gran calado"

13.01.2012 | 19:13
Los lingüistas, indignados por la guía no sexista de la UMU

El departamento de Lengua española y Lingüística general de la Universidad de Murcia se ha sublevado contra una guía que ha elaborado la Unidad para la Igualdad entre Mujeres y Hombres de la institución. En un duro informe enviado al rector, José Antonio Cobacho, los lingüistas muestran «su más firme rechazo» al documento y piden su «inmediata retirada» porque, aseguran, contiene recomendaciones de uso del lenguaje que inducen a errores «de gran calado». En el informe, que según el escrito enviado al rectorado fue aprobado por unanimidad por el Consejo de Departamento, acusan a los autores de la guía «de despreciar o desconocer» las normas de la Real Academia Española, y les reprochan no haber consultado con ellos antes de redactar las recomendaciones de uso.

Encarnación Serna, directora de la Unidad y responsable de la elaboración de la guía, aclaró que no se retirará y considera que lo que expresan los lingüistas en su informe «son opiniones que otros lingüistas no comparten, incluso algunos de su mismo departamento». De hecho, según ha podido confirmar LA OPINIÓN, con el rectorado y la Unidad se han puesto en contacto miembros del mismo departamento para matizar que no comparten la opinión de sus colegas. Además, Serna explicó que la Universidad lo único que ha hecho «es cumplir con una obligación legal» y que para redactar el documento «de recomendaciones» consultó «muchos manuales escritos y con expertos en la materia que no opinan como quienes han elaborado el informe». Tras analizar el escrito, la directora del servicio avanzó que está ultimando una respuesta al departamento que dirige Miguel Ángel Puche. Aunque Encarnación Serna dejó claro que no tiene intención de entrar en polémicas con otros miembros de la Universidad, sí que admite su malestar por el tono en el que está escrito el informe porque, asegura, «las opiniones se pueden expresar y se pueden debatir. Estamos dispuestos a admitir sugerencias que mejoren la guía, pero no se debe entrar en descalificaciones».

Frases como «parece que las prescripciones para el uso léxico se han olvidado de la semántica», «aconsejamos una relectura, en caso de que haya habido una lectura previa, de cualquier gramática de la lengua española...» o «resulta bochornoso, intolerable e indecente que una Universidad que exige a sus estudiantes el conocimiento y dominio de la lengua (...) haya publicado una guía en la que no se respetan reglas ortográficas...» no han debido sentar muy bien a los autores del texto. Esta última referencia a la ortografía se refiere a la falta de algunos acentos y otros errores que desde la Unidad califican de «erratas que ya se han subsanado».

Los profesores y catedráticos del departamento de Lengua argumentan sus protestas desde un punto de vista teórico y aseguran que las recomendaciones de la guía parten de un principio erróneo porque equiparan los conceptos de género y sexo cuando la RAE «es tajante al afimar que las palabras tienen género y los seres vivos, sexo». El informe pone como ejemplo de un buen trabajo «para los fines que se persiguen» la obra publicada de forma conjunta por el Instituto de la Mujer y el Instituto Cervantes, trabajo que, tras analizar la guía, los lingüistas están seguros de que no ha consultado la Unidad para la Igualdad de la UMU.

Punto por punto rebaten las recomendaciones de la guía. Entre otras cosas, explican que «el género no marcado en español es el masculino» por lo que no es necesario decir los niños y las niñas. En este sentido, apuntan que «las duplicaciones atentan contra el principio básico de la comunicación de la economía del leguaje». También critican que la guía recomiende usar el se impersonal o nombres colectivos (infancia en lugar de niños) «porque no siempre tienen cabida en el contexto».

La Unidad para Igualdad no retirará la guía y defiende su valía, a pesar de «la inutilidad y ociosidad» que le atribuyen los lingüistas, que creen que confunde más que ayuda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine