05 de noviembre de 2019
05.11.2019
La Opinión de Murcia
Vuelta al mundo

El Coliseo: un gran anfiteatro para 55.000 personas

11.11.2019 | 11:56
El Coliseo: un gran anfiteatro para 55.000 personas

¿Te has preguntado alguna vez qué era y para qué se utilizaba el Coliseo Romano? A lo mejor no, pero seguro que te suena de tanto verlo en películas, fotos o videojuegos.

A pesar de que hoy en día se encuentra en ruinas nos sigue impresionando por su gran tamaño y belleza. Desde 2007, está considerado una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno.

Si te fijas en las imágenes y dejas volar tu imaginación podrás hacerte una idea de cómo era hace 2.000 años, así que ¿por qué no sumergirnos un poco en su historia?

Los habitantes de Roma eran muy aficionados a los espectáculos y a los emperadores les gustaba que su pueblo estuviera entretenido.

Disponían de lugares especiales donde divertirse: teatros para ver obras dramáticas, circos destinados a carreras de caballos, o anfiteatros para disfrutar de actividades festivas variadas.

Pues bien, el Coliseo de Roma era un gran anfiteatro romano, el más grande e importante de todos los que han existido. En realidad, se llama Anfiteatro Flavio, pero todo el mundo lo conoce como el Coliseo romano.

Lo mandó construir el emperador Vespasiano en el año 72 d. C. y se hizo en un tiempo récord ¡En menos de diez años estaba terminado! El Coliseo Romano tenía forma ovalada y gradas para que el público pudiera ver bien las representaciones. ¡En él había asientos para 55.000 personas! El mejor sitio, la Tribuna, se reservaba para el Emperador y su familia, mientras que los demás espectadores se sentaban según su nivel de riqueza e importancia. A los más pobres les tocaba en la parte más alta, que era el sitio desde donde se veía peor.

Se organizaban peleas de animales salvajes (leones, panteras, elefantes€) traídos de lugares lejanos, o se obligaba a los pobres prisioneros a enfrentarse a esas temibles fieras.

El plato principal, tal y como se ve en las pelis de romanos, eran las luchas de gladiadores. La mayoría de los hombres eran esclavos y prisioneros a los que se forzaba a entrenar duro y a manejar diferentes armas como lanzas y espadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook