13 de enero de 2020
13.01.2020
Modelo

Método Montessori: Aprender sin libros de texto

Dos colegios de la Región aplican el método educativo Montessori, que tiene como objetivo liberar el potencial de cada niño para que se autodesarrolle

13.01.2020 | 22:22
El método Montessori se aplica en dos colegios de Murcia

Dos son los centros docentes de la Región de Murcia que utilizan el método educativo Montessori: el Elan Montessori British School Murcia y el colegio Alma Montessori de Cartagena. El método Montessori es un modelo educativo ideado por la educadora y médico italiana María Montessori a finales del siglo XIX y principios del XX.

Este modelo educativo se caracteriza en poner énfasis en la actividad dirigida por el niño y observación clínica por parte del maestro. Esta observación tiene la intención de adaptar el entorno de aprendizaje del niño a su nivel de desarrollo.

El propósito básico de este método es liberar el potencial de cada niño para que se autodesarrolle en un ambiente estructurado. El método nació de la idea de ayudar al niño a obtener un desarrollo integral, para lograr un máximo grado en sus capacidades intelectuales, físicas y espirituales. Por ello, se trabaja sobre bases científicas en relación con el desarrollo físico y psíquico del niño.

María Montessori basó su método en el trabajo del niño y en la colaboración con el adulto. Así, la escuela no es «un lugar donde el maestro transmite conocimientos», sino «un lugar donde la inteligencia y la parte psíquica del niño se desarrollará a través de un trabajo libre con material didáctico especializado».

CÓMO SE TRABAJA EN ESTOS COLEGIOS

Todos hemos oído hablar en alguna ocasión del método Montessori pero ¿realmente sabemos cómo se trabaja con los niños en un colegio 100% Montessori?

1. Se sigue el método Montessori tal como lo ideó María Montessori (1870-1952) y lo preserva la AMI (Asociación Montessori Internacional). La doctora Montessori fue la primera mujer médico de Italia, además de pedagoga, filósofa, activista y antropóloga.

2. Se observa a los niños. Se entiende que los niños atraviesan distintas etapas de desarrollo con diferentes capacidades y necesidades, y en las escuelas se presta atención a ellas. Por eso no existen los exámenes, su evaluación es continua. A esto se le llama «seguir al niño», y el profesorado está entrenado para hacerlo. Confiando en el niño, se le permite que explore y adquiera confianza en sí mismo, al principio mediante pequeños logros, y finalmente con la capacidad para aprender por sí mismo durante toda su vida.

3. Los guías (profesores) se observan a sí mismos, porque están seguros de que los niños les observan, y absorberán haciendo suyos los comportamientos y actitudes de los adultos. Por eso, incluso el acto de abrir una puerta se realiza con cuidado, porque es una herramienta educativa. Por eso, todo el personal del colegio y los padres reciben entrenamiento Montessori. Nadie es perfecto, pero se intenta perfeccionar cada día.

4. Se mezclan las edades (del nacimiento a los 3 años, de 3 a 6 años, 6 a 9 y 9 a 12 años), lo que permite que los niños que se encuentran en una etapa de desarrollo más temprana imiten y modelen con los más maduros, que a su vez, se responsabilizan y consolidan aprendizajes al ayudar a los pequeños. En Montessori se crea una verdadera comunidad infantil en el aula, donde se aprende sobre las emociones, la dimensión social, la cooperación, la paciencia, la tolerancia, etc.

5. Se prepara el ambiente cuidadosamente porque saben que los niños aprenden a través de su «mente absorbente». El descubrimiento más revolucionario de María Montessori fue que al niño no hay que enseñarle nada, sino que aprende solo, absorbiendo lo que está a su alrededor. Por eso, las aulas son ordenadas, limpias y luminosas. Las estanterías bajas, cestas con alfombras y bandejas con el material de desarrollo al alcance de los niños, invitan a trabajar. Cada material tiene un propósito específico y está diseñado científicamente para aislar una dificultad que el niño aprende por sí mismo. Todo el aprendizaje es personalizado. Por eso, no hay libros de texto.

6. No hay premios ni castigos para obligar a cumplir unas reglas ni se lucha contra los comportamientos que no nos gustan. Esto no quiere decir que se deje a los niños que hagan «lo que quieran», sino que se cree firmemente que cada niño tiene dentro de sí la forma de desarrollar la autodisciplina y que las recompensas deben ser intrínsecas para lograr una motivación real. Nunca se usa el castigo, la humillación ni la amenaza, pero tampoco las promesas, los elogios ni los premios, para cambiar un comportamiento.

7. Los niños son libres para mover sus cuerpos durante todo el día. Los niños tienen derechos físicos, no deben estar confinados en un pupitre. Se les da libertad para moverse por el ambiente, ir al baño cuando quieran, y trabajar en mesas o en el suelo, solos o en grupo.

RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS

El colegio Montessori British School Murcia es el tercer colegio reconocido por British Council, y autorizado por la Consejería de Educación de la Región de Murcia, que aplica el UK National Curriculum extendido mediante el Método Montessori y enriquecido con actividades que permiten a los niños adquirir las habilidades que les serán necesarias en el cambiante mundo en que vivimos.

Este centro educativo sostiene que «en el panorama actual no conocemos cómo será la sociedad dentro de unos años. La única forma de asegurarse el éxito es tener la capacidad de adaptarse y cambiar. Montessori es el sistema innovador con el que aprendieron los fundadores de Google, Wikipedia, Amazon, etc. que respeta el estilo de aprendizaje y está orientado a la resolución de problemas».  

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook