El conocido como Fushimi Inari-Taisha, consagrado a Inari, la deidad de las buenas cosechas y el éxito en los negocios, es el santuario Inari más importante de todo Japón. En cuanto a su estructura arquitectónica, destaca claramente el arco de puertas torii de un intentso color naranja, creado por los comerciantes que iban a ofrecer ofrendas al dios, que poco a poco se va volviendo casi interminable en su camino hacia la cima del monte Inari, convirtiendo así este lugar en un enclave de impresionante belleza y en una de las imágenes más famosas de todo el archipiélago japonés.

El Fushimi Inari-Taisha está situado al sur de Kioto y es completamento posible llegar fácilmente hasta él desde la estación central de la ciudad tomando la línea JR Nara hasta la estación de Inari, situada a 5 minutos a pie del santuario.

El dios al que está consagrado el santuario Fushimi Inari-Taisha, Inari, es uno de los varios dioses, conocidos en japonés como «kami», del sintoísmo. Más de 35 000 santuarios en Japón están consagrados a Inari, muchos de los cuales son modestos santuarios al pie de la carretera, pero este no es el caso de Fushimi-Inari, que no sin motivos está considerado un taisha o «gran templo» y que, además, gracias a su ubicación, ha recibido donaciones de cortes y emperadores desde los tiempos antiguos del archipiélagohasta nuestros días.

Si nos basamos en la cultura popular japonesa, el santuario fue fundado en el año 711, antes de que Kioto se convirtiese en la capital nipona. El camino que lleva al monte Inari, que cuenta con unos vertiginosos 233 metros de altitud, está salpicado de santuarios más pequeños y rodeado por unas 10 000 puertas torii.

En unas tres horas llegaremos a la cima. Por el camino podremos encontrar restaurantes en los que probar la comida del lugar, como el inari sushi, una especie de rollito de primavera de arroz frito, y el kitsune udon, un caldo con fideos de trigo rematado con tofu frito, y de tiendas en las que comprar la conocida tsujiura senbei, una especie de galleta de la fortuna cuya receta se cree que se remonta al siglo XIX.