17 de noviembre de 2020
17.11.2020
La Opinión de Murcia
A leer

El nacimiento de Cipi

17.11.2020 | 04:00
El nacimiento de Cipi

Había una vez (y todavía hay) un pueblecito que se extendía sobre el verde y al sol; en el pueblo había un palacio alto, alto y en el tejado del palacio, escondida bajo una teja, una gorriona incubaba sus tres huevecitos, sin abandonarlos nunca. Papá gorrión se encargaba de traerle la comida, volando del nido al campo y del campo al nido, eligiendo para ella los granitos más tiernos y sabrosos y cuando se los llevaba le decía:
-¡Ten paciencia! ¡Dentro de poco serás mamá!
Una hermosa mañana de primavera la gorriona oyó: "cric, cric€, entonces alzó las alas y vio que habían nacido los tres.
-¡Qué feliz soy! -exclamó y levantó el vuelo hacía el cielo azul junto a papa gorrión.
Batió las alas entumecidas al sol cálido, después se elevó por encima de los aleros, más arriba de la aguja del campanario, cada vez más arriba, hacia el azul. Luego se lanzó de nuevo hacia su nido y al pasar gritó a las nubes, al sol, a las golondrinas, a la cinta de plata que serpenteaba allí abajo y a las briznas de hierba, a los árboles que maduraban sus frutos y a los álamos que montaban la guardia junto al río, tiesos como guardiaciviles en posición de firmes.
-¡Han nacido! ¡Soy mamá! ¡Son tres!
De vuelta en el nido les observó atentamente; ¡qué guapos eran, aún sin plumas sus hijitos! Alargaban el cuello hacia su mamá, abrían el pico, la llamaban.
Uno, el más chiquitín, era el más vivaracho; agitaba las alitas y daba vueltas de uno a otro lado como si el nido fuera demasiado estrecho para él. Los hermanitos hacían "cip..,cip..,cip" con garbo, en cambio él gritaba:"cipi.., cipi.., cipi" y no paraba nunca.
-¡Ya está, le llamaremos Cipi –dijo mamá.
Oyendo aquel extraño canto el papá y la mamá le decían.
-¿Por qué lloras?
-¡Cipi€ cipi€ quiero salir de aquí€! -gritaba él.
-Quédate aquí, ahora te tapo con mis plumas calientes -le susurraba la mamá mientras le calentaba con el ala.
Los otros dos se adormilaban enseguida, en cambio él se agitaba:
¡Cipi€ cipi€! ¡quiero salir de aquí! -Y eran necesarios todos los arrumacos y toda la paciencia de la mamá para convencerle de que se durmiera como sus hermanitos.
Una vez que papá y mamá no estaban allí, desnudo como se encontraba, saltó fuera del nido y empezó a corretear por los tejados y cuando llegó al borde miró hacia abajo y sintió vértigo.
Por suerte los padres llegaron a tiempo y le llevaron al nido.
-¿Por qué eres tan desobediente? -dijo mamá.
-¡Quiero ver lo que hay abajo!
-¡Es demasiado pronto, todavía no tienes plumas y eres pequeño y débil!
-Quiero ver y salir de este agujero.
-Este agujero es nuestra casa. Cuando tengas plumas iremos a ver todo: la bola de fuego, la cinta de plata, la planta€
-Nosotros iremos a ver lo de abajo cuando seamos grandes, dijo uno de los hermanos.
-¡Yo me voy enseguida! -gritó Cipi y se escurrió debajo del ala de la madre, saltó del nido y escapó; pero el salto fue tan grande que fue a dar con el pico en la chimenea.
-Cipi€ Cipi€, -lloriqueó,- ¡me duele aquí, me duele acá!
Mamá gorriona lo llevó dentro y le hizo ver qué le había pasado por desobediente. Él seguía quejándose acurrucado bajo el ala. De repente se calló, levantó la cabeza asustado y gritó:
-¡ Mamá!
-¿Qué pasa ahora?
-¿Quién hace tum, tum, tum?
-Es mi corazón. Ahora duérmete y todo pasará.
-¡Cipi! -respondió queriendo decir si.
Un instante después volvió a empezar.
-Mami, ¿qué es la planta?
-La planta son los brazos verdes en los que descansaremos durante el primer vuelo.
-¿Y qué es la bola de fuego?
-Es nuestro amigo que arde en el cielo para dar luz y calor.
-¿Qué es el cielo? Mami
-Nuestro camino.
-¿Y la cinta de plata?
-El espejo en el que admirarás tus hermosas alas, cuando las tengas.
-¿Y las plumas, qué son las plumas?
-Estas que te dan calor, -dijo la madre abrazándole con cariño.
Así, con mucha curiosidad por todo, poquito a poco CIPI echó las plumas y se preparó a ver con sus propios ojos cómo estaba hecho el mundo.


Tomado del libro: Cipi
Autor: Mario Lodi
Ilustrador: Vivi Escribá
Editorial: ALFAGUARA*
*Actualmente el libro lo distribuye la editorial Santillana a través del sello Loqueleo. 

Actividades

1-  ¿Por qué le llamaron CIPI?
2-  ¿Qué intentaba hacer siendo aún muy pequeñito y sin alas?
3-  ¿A qué le llamaban Bola de oro y Cinta de plata.?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook