04 de diciembre de 2019
04.12.2019
Educando más y mejor

Úrsula Perona: "La disciplina en nuestros hijos es un acto de amor"

La psicóloga y divulgadora describe en el evento la causa de las malas conductas en los niños y las diez claves para educar como Mary Poppins

04.12.2019 | 17:55
Úrsula Perona, en el evento PequeOpi. Educar más y mejor

La psicóloga Úrsula Perona expuso su ponencia 'Educar sin gritos' en el evento PequeOpi. Educando más y mejor, organizado por LA OPINIÓN. La divulgadora comenzó haciendo una pregunta al publico: «¿La crianza es estresante?». A partir de esta cuestión la psicóloga desarrolló su discurso y advirtió a los padres y madres que lanzar continuamente órdenes provoca que los niños sean incapaces de diferenciar si la advertencia por parte de la figura de autoridad es importante o no lo es: «si gritamos con tanta frecuencia a los pequeños es imposible que diferencien entre quitar los pies del sofá o dejar de pegar a su hermano», explicó Perona.

La experta dejó claro que «educar sin estrés es posible si aceptamos que no tenemos que ser perfectos y que no hay una única forma de educar» y animó a los padres a escuchar más a sus hijos.

Perona también habló de los mitos que dificultan la crianza, entre los que enumeró los siguientes: infravalorar la disciplina («no es un pecado y es imprescindible»); poner límites es malo («hay que poner límites y por ello no vamos a perder el amor del hijo; hacerlo es un acto de amor»); ya te educaré cuando seas mayor («siempre hay que corregir una conducta agresiva, como dar una patada»), sólo educan los padres, dar demasiado cariño es malo y los hijos de las madres trabajadoras tienen carencias.

La psicóloga hizo referencia a un estudio realizado en EEUU que indica que los padres damos a los hijos entre 50 y 100 órdenes por hora, lo que demuestra que «estamos sobresaturando a los niños. Los psicólogos se dieron cuenta de que los padres tenemos mucha confusión».

Perona clasificó los tipos de conductas de los niños en cuatro «cestas»: intolerables, negociables (como los deberes y el uso de tecnologías) e intrascendentes. Y también habló de las cuatro facetas de la disciplina: corregir la conducata inmediatamente, enseñar una lección, proporcionar herramientas para el autocontrol emocional y reforzar el vínculo padres-hijos a través de la empatía.

Además, dijo que las malas conductas y la irritabilidad del niños suelen ser consecuencia de lo que Perona llama «los cuatro grandes»: cansancio, hambre hiperestimulación y aburrimiento.

Aprendiendo a ser Mary Poppins

La psicóloga llamó la atención del público cuando puso en la pantalla una lista titulada 'Aprendiendo a ser Mary Poppins', que consta de diez puntos:

  • usar el humor
  • jugar
  • límites claros y bien definidos
  • hablar bonito/bien
  • ser firme sin ser agresivo
  • empatía
  • prevenir los 'cuatro grandes' (citados antes)
  • ser pacientes y perseverantes
  • ser flexibles y empezar a educar desde el nacimiento.

Úrsula Perona concluyó su ponencia con una pregunta al auditorio: «¿Qué legado queréis dejar a vuestros hijos». 

¿Cómo desarrollar el pensamiento crítico en los niños? ¿Cómo desmontar los falsos mitos sobre el sueño infantil? ¿De verdad que hay niños buenos o malos? Estas fueron otras preguntas a las que respondieron relevantes expertos del ámbito docente, pediátrico y psicológico en el evento de PequeOpi 'Educando más y mejor', organizado por el diario LA OPINIÓN el sábado 30 de noviembre en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook