04 de diciembre de 2019
04.12.2019
Educando más y mejor

Los falsos mitos sobre el sueño y la alimentación de los niños

El especialista en pediatría y sueño de Quirónsalud Gonzalo Pin desmonta muchas falsas teorías y explica cómo influyen los colores en el comportamiento de los más pequeños

04.12.2019 | 18:16
Gonzalo Pin, especialista en pediatría y sueño en Quironsalud

Los falsos mitos sobre el sueño infantil. Ese fue el asunto sobre el que trató la ponencia de Gonzalo Pin, especialista en Psiquiatría y Sueño de Quirónsalud, que definió a los padres como «cuidadores de relojes biológicos» durante el evento PequeOpi, educar más y mejor organizado por LA OPINIÓN.

El doctor fue desmontado uno a uno los principales falsos mitos: quitar la siesta al niño ayuda a que duerma mejor («nunca hay que quitar la siesta hasta los 5 años»); tienen que dormir ocho horas («algo que varía según la edad»); tienen que dormir toda la noche sin despertarse («es normal hasta 3 despertares en el primer año de vida»); a primera hora aprenden más («de 11.00 a 12.00 horas es cuando tienen mejor capacidad de aprendizaje»); y la luz les da tranquilidad y les ayuda a dormir («la luz blanca es para el día, pero para prepararlos para dormir hay que poner una luz naranja y cálida»).

Otros falsos mitos que echó por tierra Gonzalo Pin son: la 'pancha' llena ayuda a domir («si les dan de cenar poco antes de irse a dormir tienen más posibilidades de obesidad»); si no desayuna no pasa nada pues ya almorzará («el desayuno es muy importante, y alimentarse con un horario adecuado y regular durante el día sincroniza el reloj central»); si no come por el día le doy durmiendo («nuestro organismo está preparado para comer por el día»); y el niño se relaja viendo dibujos antes de domir («en los primeros años de vida la mejor forma de relajar al niño es la conversación, contar historias y la afectividad»).

En cuanto a la alimentación, el doctor recalcó que lo adecuado es desayunar abundantemente, comer moderadamente y cenar poco. Sobre la luz, dijo que «los dormitorios de los niños deberían tener una luz cálida. La luz tiene diferentes colores, que van desde el azul al naranja. Jugando con la luz podemos mejorar los relojes biológicos».

Cronodisrupción y jet lag escolar

Gonzalo Pin habló también de la cronodisrupción y sus consecuencias, que «provoca que cada reloj biológico vaya a su aire, lo que causa un 'jet lag escolar' que afecta al aprendizaje». El doctor hizo especial mención a la relación entre el uso de la tecnología y la conciliación del sueño, insistiendo en que la utilización de dispositivos móviles y tabletas electrónicas lo dificulta en gran medida puesto que las pantallas son «elementos de excitación», por lo que desaconseja su uso en las últimas horas del día.

«Cuanta más tecnología, más serotonina, menos melatonina y menos sueño». A respecto, indicó que «cuanta más serotonina, mejor voy a aprender, pero por la noche se convierte en melatonina, que nos hace dormir». Por eso, Pin explicó que los pequeños necesitan un momento de «desactivación» previo al sueño, un periodo corto de tiempo que puede ir de los treinta minutos a una hora en el que se estimula la relajación de los niños con actividades como, por ejemplo, leerles un cuento antes de dormir con voz suave y una luz tenue a poder ser anaranjada.

¿Cómo desarrollar el pensamiento crítico en los niños? ¿Cómo educar sin gritos? ¿De verdad que hay niños buenos o malos? A estas otras preguntas también respondieron los expertos del ámbito docente, pediátrico y psicológico en el evento de PequeOpi 'Educando más y mejor', organizado por el diario LA OPINIÓN el sábado 30 de noviembre en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook