Opinión | Pulso político

José Velez

Otra Región es posible

Tenemos claro que otra Región es posible, y la ciudadanía lo necesita, como también tenemos claro que no necesita la política de confrontación constante con el Gobierno de España, que es lo que hace López Miras

Debate sobre el Estado de la Región de Murcia, el pasado 18 de junio.

Debate sobre el Estado de la Región de Murcia, el pasado 18 de junio. / Iván Urquízar / LMU

Existe una alternativa clara para dar respuesta a los problemas de la ciudadanía, y esa es el PSOE. Existe otra forma de hacer política, otra que no sea la que la Región de Murcia conoce tras 30 años de gobiernos del PP

Durante el Debate sobre el Estado de la Región que se celebró la semana pasada, hablé de muchísimas cosas, del estado real de la Región, no el que nos dice López Miras. Por mucho que él se empeñe en describir una región idílica, la realidad es que la Región de Murcia no va bien. Estamos a la cola en la mayoría de los indicadores que miden el progreso. Los salarios, las pensiones, la precariedad laboral, la violencia de género, el fracaso escolar, la calidad del sistema sanitario, la dependencia, las plazas en residencias de mayores, la pobreza, la vivienda, tenemos el mayor porcentaje de municipios con la renta más baja del país y muchos otros datos que nos sitúan como la tercera autonomía con peor índice de calidad de vida.

Expuse todos los problemas a los que se enfrenta la ciudadanía cada día y, sobre todo, hablé de acuerdos, pactos y propuestas, y lo hice pensando únicamente en el bienestar de la ciudadanía. Le puse encima de la mesa, tanto a López Miras como al resto de grupos parlamentarios, la reforma del Estatuto de Autonomía, tomando como base el documento pactado en la IX legislatura, y llegar a un acuerdo que diera respuesta a las necesidades y aspiraciones de la sociedad.

También tendí mi mano para hablar sobre la reforma del Sistema de Financiación Autonómica. Un compromiso que se edifique sobre los distintos acuerdos ya adoptados en la Asamblea regional por una amplísima mayoría. Es decir, la defensa de un sistema que sea justo y equitativo basado en población ajustada, y la condonación de la deuda vinculada a la infrafinanciación que hemos tenido con respecto a la media de las comunidades autónomas. 

Por supuesto, hablé de agua y de mi intención de llegar a un acuerdo sobre este tema tan importante para la Región. Ya tenemos una base sólida, el Pacto Regional del Agua, aunque López Miras no lo haya convocado ni una vez. Mi intención fue que nos sentásemos a evaluar y revisar aquel documento y defender juntos los intereses hídricos de la Región de Murcia.

Otro asunto muy importante para la Región sobre el que propuse un pacto fue el Mar Menor. En 2020 fuimos capaces de hacerlo. Por eso, le pedí a López Miras que no cayera en la tentación de modificar la Ley para contentar a una parte minoritaria de la representación parlamentaria. La solución de la situación de la laguna pasa, sí o sí, por el acuerdo político de las principales fuerzas parlamentarias y la colaboración interadministrativa.

Otra de las materias sobre las que hablé fue la educación. La Región de Murcia necesita un Pacto Regional por la Educación que esté consensuado con la comunidad educativa, y también la elaboración de una Ley Regional de Educación

Sobre la migración también planteamos otro pacto, dentro de nuestro ámbito competencial, claro, para arrinconar el populismo y los bulos al respecto. Necesitamos construir una sociedad inclusiva y no racista. Está en juego la convivencia pacífica de hoy, pero sobre todo la convivencia del futuro. 

Eso sí, no nos olvidamos de la importancia de reforzar la sanidad pública, con una Atención Primaria de calidad, aumentando el número de plazas profesionales, incrementando un mínimo de un 10 % anual la oferta de plazas MIR especialistas de medicina familiar y comunitaria, así como poner en marcha un plan de choque que reduzca las listas de espera en intervenciones quirúrgicas, consultas de especialista y pruebas diagnósticas, así como el refuerzo de la plantilla de Salud Mental.

Tenemos claro que otra Región es posible, y la ciudadanía lo necesita, como también tenemos claro que no necesita la política de confrontación constante con el Gobierno de España, que es lo que hace López Miras. Y no solo lo digo yo, sino incluso la propia CROEM le dice que debe cambiar la confrontación por el entendimiento y la negociación.

Desgraciadamente, ni el portavoz del Grupo Parlamentario Popular ni el propio López Miras demostraron ese espíritu de consenso del que alardearon al inicio de sus intervenciones. No solo hicieron caso omiso de los acuerdos, propuestas y pactos que les planteé, sino que siguen en su afán de confrontar con el Gobierno de Pedro Sánchez. Porque es a lo que dedican su tiempo, a crispar y a enfrentarse con el Gobierno de España, lo que trae consecuencias muy graves para la Región, en lugar de gestionar y trabajar para resolver los problemas de la ciudadanía.

Otra Región de Murcia es posible y, sobre todo, otra forma de hacer política es necesaria. 

Suscríbete para seguir leyendo