Opinión | Pulso político

José Vélez

López Miras, contra la convivencia y la democracia

Todo esto que están fomentando el Partido Popular y la ultraderecha es indecente y una temeridad que tendrá graves consecuencias, porque están creando un monstruo, y ese monstruo, antes o después, les devorará

Fernando López Miras, presidente de la Región de Murcia.

Fernando López Miras, presidente de la Región de Murcia. / Marcial Guillén/EFE

El crecimiento de la ultraderecha y del populismo radical en la Región de Murcia nos debería preocupar a todos los demócratas. A mí, como ciudadano y como secretario general del PSOE de la Región de Murcia, me inquieta especialmente. Y a quien también debería preocuparle es al presidente de esta Comunidad Autónoma, al señor López Miras.

El Partido Popular debe reflexionar porque es el responsable de esta situación, por asumir y blanquear los discursos reaccionarios de la ultraderecha. El PP está pensando a corto plazo, en sacar el máximo rédito electoral, pero estoy seguro de que, a largo plazo, les pasará factura. Pero lo más preocupante es que esta situación está haciendo mucho daño a la convivencia en la Región, está degradando la democracia y le pasará factura a nuestra tierra, porque el crecimiento de la ultraderecha y del populismo radical tiene graves consecuencias para el progreso de la Región.

Llevamos meses viendo cómo el Gobierno regional pregona discursos racistas y xenófobos, creando y extendiendo bulos para alimentar el odio, con un vicepresidente que llama ‘delincuentes’ y ‘terroristas’ a los inmigrantes. Y todo esto amparado por López Miras y el Partido Popular, que están consintiendo que el señor Antelo utilice el Gobierno regional como altavoz para decir estas barbaridades que atentan contra los derechos humanos, a la vez que consiente y defiende que la alcaldesa de Cartagena se invente un motín en el Hospital Naval de la ciudad portuaria.

Estos bulos, estas mentiras, estas falsedades y estas confrontaciones hacen mucho daño a nuestra democracia y a nuestra Región, porque alimentan el odio entre personas. Todo esto que están fomentando el Partido Popular y la ultraderecha es indecente y una temeridad que tendrá graves consecuencias, porque están creando un monstruo, y ese monstruo, antes o después, les devorará.

Es absolutamente miserable que el Gobierno regional ataque y criminalice a las ONG, simplemente, por hacer su trabajo, que realizan una labor humanitaria esencial. Dicen que son cristianos, pero estigmatizan a personas que ponen en riesgo sus vidas en el mar buscando un futuro mejor para sus hijos e hijas. Les recuerdo que muchos familiares y amigos nuestros buscaron ese futuro mejor en otros países. Si no tienen conciencia, al menos que hagan memoria. 

Y por poner otro ejemplo, el mes pasado el PP y Vox se unieron para impedir que la Asamblea regional condenara la LGTBIfobia en una declaración institucional. Es mismo día, la ultraderecha advirtió de que su próximo objetivo es acabar con la Ley de Igualdad LGTBI de la Región. Vox dice alto y claro que son homófobos; el PP no lo dice, pero hace lo mismo que ellos. A fin de cuentas, el resultado es el mismo. 

Tampoco se nos olvida que el pacto de presupuestos del PP y Vox niega la Violencia de Género y en los ayuntamientos en los que gobiernan han desmantelado las concejalías de Igualdad, alimentando así los discursos machistas que atentan contra la vida de las mujeres. 

Además, el PP ha comprado el discurso negacionista de Vox, que niega las causas de la degradación del Mar Menor y ha iniciado los trámites para desmantelar la ley que lo protege, cumpliendo uno de los principales objetivos de la ultraderecha. Y podría seguir poniendo ejemplos, pero no caben en este artículo.

Desde el Partido Socialista no vamos a consentir estos ataques a la democracia y nos vamos a seguir oponiendo a estos discursos reaccionarios y este populismo radical que llevan a cabo PP y Vox. Seguiremos defendiendo la justicia social, la igualdad de oportunidades y los Derechos Humanos. No dejaremos que acaben con el futuro de nuestros hijos y nietos

Suscríbete para seguir leyendo