Opinión | Noticias del antropoceno

La guerra que está cambiando la guerra

En un primer momento, no se pudo decir ni mucho menos que la invasión de Ucrania se pareciera a una guerra del siglo XXI, a pesar de que es el primer conflicto serio en muchos años entre dos países soberanos. Más bien, los primeros movimientos bélicos se parecían como dos gotas de agua a las invasiones de Checoslovaquia o Polonia por parte de las tropas de Hitler en los años treinta del siglo XX.

La imagen de filas de tanques en la carretera hacia Kiev y cientos de paracaidistas descendiendo sobre el principal aeropuerto de la capital, parecían sacadas de un documental de la Segunda Guerra Mundial y en nada se parecían a la imagen de una guerra tecnológicamente avanzada.

Pero los ucranianos, que luchan en esta guerra con una mano atada a la espalda por las limitaciones que imponen sus aliados, han tenido que echarle toneladas de imaginación para defenderse de un enemigo claramente superior y sin escrúpulos morales a la hora de sacrificar a sus combatientes, a los que trata como carne de cañón.

Nadie sabe con certeza, por otra parte, por qué Moscú no ha hecho un uso más intensivo de la fuerza aérea, pero se sospecha que en ningún momento estuvo a la altura de lo que proclamaba la propaganda rusa anterior a la invasión.

El caso es que los ucranianos han reinventado prácticamente las tácticas de la guerra convencional a base de fabricar miles y miles de drones, obligando a los rusos a hacer lo propio, aunque en este caso con la ayuda de los iraníes y norcoreanos. Y no solo se trata de drones voladores, que dificultan enormemente los movimientos de tropas terrestres, sino de drones marinos que se han demostrado increíblemente eficaces a la hora de hundir, o averiar seriamente, buques de guerra cuyo valor de reposición es miles de veces mayor.

Y ya están probando drones artillados autónomos, en lo que sí será ya una imagen de ciencia ficción cuando los veamos en formaciones masivas sobre el terreno. Es tal el impacto que los drones están teniendo en el concepto de la guerra y el armamento, que ya hay voces autorizadas en Estados Unidos clamando para que se corten los carísimos programas de construcción de portaviones y se sustituyan por bandadas de drones con capacidades de inteligencia artificial, que actúen coordinadamente en una batalla.

Suscríbete para seguir leyendo