Opinión | La Feliz Gobernación

Eurovisión y el PSOE

Estudiantes preparan la protesta a favor de Palestinas en la UMU.

Estudiantes preparan la protesta a favor de Palestinas en la UMU. / Juan Carlos Caval

El reciente festival de Eurovisión desató grandes protestas por la participación de Israel, que se prolongaron hasta el desarrollo de la gala con abucheos a su representante. Pero hay un dato que apenas ha sido reseñado: el jurado popular español, es decir, las personas que voluntariamente votaron de manera telemática desde este país dieron por ganadora a la cantante israelí. El único caso entre los jurados populares del resto de países intervinientes. Este resutado dejó desconcertados a los propios locutores de TVE, que prescindieron de incidir en él.

Parece claro que el activismo político se impuso esta vez a los criterios musicales, cosa habitual en Eurovisión, pero en el caso que comento es especialmente revelador. Cualquiera podría deducir que en el conflicto de Gaza hay más españoles a favor de Israel que de Palestina. Es temerario hacer este tipo de proyecciones, pero resulta curioso que cuando la solidaridad con Palestina estaba concentrada en este evento musical, en España los proisraelíes dieran ese golpe de efecto.

Sin duda, en Moncloa manejan las variables de opinión respecto a la guerra de Gaza. Pedro Sánchez, en la antesala de las elecciones europeas y como prenda electoral proclamó el reconocimiento de su Gobierno al Estado Palestino, un gesto nada extravagante, pues así está reconocido por la ONU desde 1967. Pero no ha ido más allá. La ministra de Defensa declaró que Israel está cometiendo un genocidio en Gaza, lo cual es obvio, pero esto no ha llevado al Gobierno a romper relaciones con Israel. ¿Mantenemos relaciones diplomáticas y comerciales con un país genocida? La pregunta retórica alude a la falta de coherencia del Gobierno.

La movilización de estudiantes en varias universidades españolas, entre ellas la UMU, ha llevado a los claustros, también al de ésta, a que sus respectivas instituciones rompan relaciones con sus equivalentes israelíes que no condenen el genocidio. ¿Por qué las universidades públicas sí y el Gobierno no? Hace unos días vi pasar una manifestación estudiantil de apoyo a Palestina en la que conté a unos veinte participantes: «Palestina libertad, Palestina vencerá», coreaban. ¿Por qué no se une el PSOE a estas movilizaciones si opina que se está cometiendo un genocidio? Tal vez tiran la piedra y esconden la mano porque han visto Eurovisión.

Suscríbete para seguir leyendo